Cerca de tres mil personas de diversas comunidades se unieron en Charlotte el 30 de junio a la marcha nacional: “Las familias deben permanecer juntas”, para manifestar su descontento por la política de “Cero Tolerancia” implementada por el presidente Donald Trump y que llevó a que más de 2,500 niños fueran separados de sus padres en la frontera Sur.

Aunque el presidente revocó la práctica el 20 de junio, aún los padres seguirán en centros de detención junto a sus niños mientras esperan que sus casos de asilo político sean evaluados por un juez. Lo que según expertos puede tardar varios meses o hasta años.

 

Una coalición de organizaciones locales lideraron la iniciativa que se realizó en el First Ward Park, ubicado en el centro de la ciudad.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Deja un comentario