Dos semanas después de una cirugía en la que se le extirpó la mitad del colon, el papa Francisco saludó a los fieles desde el Vaticano para el tradicional Angelus dominical.

La gente en la Plaza de San Pedro ondeaba banderas de sus países mientras esperaba a la aparición del papa.

“Queridos hermanos y hermanas, ¡buen día!”, dijo Francisco a la multitud con una sonrisa.

Después de 10 días en un importante hospital católico de Roma, Francisco regresó a casa en el Vaticano el 14 de julio.

Tras saludar, Francisco, de 84 años, se mostró animado, aunque en algún momento se vio cansado durante sus 14 minutos de intervención.

Aunque no mencionó su convalecencia, Francisco insistió en el valor de tomarse un descanso. Recomendó “descanso, contemplación y compasión. Aprovechemos el verano para esto”.

Papa aprovechó saludo desde el Vaticano para hablar de temas actuales

Tras dar su bendición a los fieles, Francisco se refirió a varios sucesos graves. Expresó su cercanía a los afectados por las inundaciones, que se cobraron al menos 180 vidas, en Alemania, Bélgica y Holanda. También lamentó la violencia en Sudáfrica y expresó el deseo de los sudafricanos por alcanzar la armonía. El papa también habló sobre las protestas en Cuba y rezó porque los cubanos tengan “una sociedad más justa y fraternal”.

Te puede interesar: Más de 180 muertos por inundaciones en Europa

Hacia el final de su comparecencia desde una ventana del Palacio Apostólico, en la que improvisó en ocasiones y se detuvo un momento para toser, Francisco parecía un poco cansado. Pero concluyó con una firme y alegre invitación a la multitud, como suele hacer, para que “tengan una buena comida” y rezaran por él.

Los cientos de personas que había en la plaza aplaudieron. Algunos ondeaban banderas de sus países y al menos una pancarta de fabricación propia, que mostraba un corazón rojo y el mensaje “Le amo” en italiano.

Salvo por la cita del domingo a mediodía en la que ofrece su bendición a los fieles en la plaza, el papa no tiene otros actos públicos previstos para el resto del mes. Ya antes de que se anunciara la operación, el Vaticano había dicho que sus audiencias semanales de los miércoles no se celebrarían durante el mes de julio. Eso cumple con la tradición de otros años durante su papado, que le permite tener algo de descanso estival.

Horas antes de acudir al hospital para su cirugía, Francisco anunció que visitaría Hungría y Eslovaquia a mediados de septiembre.

Desarrollado por La Noticia con información de AP.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario