Una pareja de Arizona quedó sorprendida cuando su hijo, que nació dos semanas antes de lo previsto, pesó 14 libras y una onza y midió 23.75 pulgadas. El doble de un bebé promedio.

Los padres, Cary y Tim Patonai, no cabían de la emoción de traer a su tercer hijo, Finnley, al mundo.

“Finnley era una pequeña celebridad en el hospital. Todos querían una selfie con él”, contó Cary a TODAY

“El obstetra / ginecólogo que realizó la cesárea dijo que en 27 años nunca había visto un recién nacido de ese tamaño. Hubo mucha emoción en la entrega", agregó.

La llegada del “pequeño” Finnley, fue una bendición para los Patonai, pues Cary, de 36 años, había sufrido 19 desafortunados abortos espontáneos a lo largo del crecimiento de su familia, incluidos dos entre el nacimiento de su segundo hijo y Finnley.

"Dos de los abortos espontáneos fueron pares de gemelos", recordó Cary.

"Fue traumático para toda la familia, especialmente para nuestro hijo mayor. Cada pérdida rompería su pequeño corazón", añadió con emoción.

El matrimonio tiene dos hijos más: Devlen, de 10 años, y Everett, 2, que nacieron con un peso de 8 libras, 2 onzas y 11 libras, 11 onzas, respectivamente.

Los médicos de Cary estiman que si Finnley hubiera nacido en la fecha estimada, habría alcanzado un peso de 16.5 libras.

De acuerdo a la Asociación Estadounidense del Embarazo, la mayoría de los bebés que nacen entre la semana 39 y 40 de gestación, pesan entre 6 y 9 libras.

Finnley Patonai. (Foto: Cary Patonai)

"Estoy acostumbrado a tener bebés grandes, pero esto estaba en otro nivel. Llegó al punto en que apenas podía moverme. Me tomaría 30 minutos recuperarme de tomar una ducha”, aseveró la madre.

Y es que con tan solo dos semanas de edad, Finnley usa pañales talla 2 y ropa para bebés de 6 a 9 meses

“Por lo general, los recién nacidos ingieren alrededor de una a dos onzas de leche. Finnley está comiendo alrededor de cuatro onzas y media", detalló Cary, quien describe a su hijo como “cómodo y saludable”.

Es así que, después de varios altibajos en su vida, Cary y Tim por fin sienten completa su familia con el nacimiento de Finnley.

“Nuestra familia finalmente está completa”, aseveró Cary con emoción. "Es absolutamente perfecto".

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario