Este miércoles, Brenda Penny, una jueza de Los Ángeles, puso fin a la facultad de Jamie Spears como tutor del patrimonio de su hija Britney Spears y designó un supervisor temporal hasta fin de año.

El patrimonio de la cantante está calculado en cerca de 60 millones de dólares.

Con este fallo, Britney Spears puso fin a una batalla de meses por la independencia de su padre, que era su tutor legal y manejaba sus asuntos desde 2008.

La cantante, de 39 años, continuará bajo la supervisión de Jodi Montgomery, un tutor personal que se encargará de sus temas médicos y personales. Hasta la fecha se desconoce el desorden mental que no le permite hacerse cargo de sus propios asuntos.

El pasado mes de junio, Britney Spears solicitó ante un tribunal el fin de la tutela legal de su padre, impuesta por un juez hace 13 años, debido a que era abusiva y humillante. También acusó a su padre de arruinarle la vida.

Además, Britney tendrá un nuevo contador: John Zabel. Jamie Spears argumentó que Zabel no estaba calificado para manejar la fortuna de su hija. Sin embargo, la jueza ordenó que el cuidado del cantante debe ser entregado al Sr. Zabel "de inmediato".

Los abogados de Britney solicitaron una nueva audiencia en los próximos 30 a 45 días para determinar si poner fin por completo a la tutela de Jamie Spears.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario