Cientos de personas acudieron al lugar a extraer el metal precioso. (Foto: captura)

Imágenes que parecen sacadas de una película muestran como una fiebre del oro atrajo a miles de personas a una pequeña aldea africana en la provincia de Kivu, al sur del Congo, donde las autoridades prohibieron la minería el pasado 4 de marzo.

Venant Burume Muhigirwa, ministro de Minas de Kivu del Sur, informó que el descubrimiento en la aldea Luhihi a finales de febrero causó revuelo y la llegada de decenas de excavadores a extraer el metal precioso.

En la República Democrática del Congo es muy común la minería de subsistencia (extracción de minerales con herramientas rudimentarias). La minería de oro artesanal se ubica en el este y noreste de la nación.

De acuerdo a un decreto de las autoridades encargadas de regular la minería, comerciantes, mineros y las fuerzas armadas del Congo (FARDC) deben de abandonar las minas de Luhihi y tienen prohibida la extracción hasta nuevo aviso.

El comunicado también señala que las FARDC contribuyeron al desorden en Luhihi.

Muhigirwa aseguró que la suspensión minera en Luhihi se hizo con el fin de identificar a los mineros y asegurarse de que estén registrados ante los entes reguladores.

Las actividades mineras tienen que regularse "no solo para proteger vidas sino también para garantizar la trazabilidad del oro producido de acuerdo con la ley congoleña", dice el decreto.

Un grupo de expertos de la ONU informó el año pasado que la producción de oro en el Congo no es regulada y toneladas del metal precioso provenientes de sus tierras son introducidas al mercado mundial por sus vecinos del este.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario