Las estadísticas demuestran que mientras hay menos hospitalizaciones por COVID-19 entre los estadounidenses de edad avanzada, en ese mismo orden aumentan las de los jóvenes.

Desde el inicio del año se bajó en más del 70% la necesidad de atención hospitalaria en personas de mayor edad. También los decesos en ese grupo parecen haber disminuido. Este hito es la respuesta de que la campaña de vacunación está funcionando.

Dos terceras partes de los ancianos en Estados Unidos ya recibieron las dos dosis de la vacuna, en comparación con apenas una tercera parte de todos los adultos. Más del 80% de las personas de edad avanzada han recibido al menos una dosis de la vacuna, respecto al poco más del 50% de todos los adultos.

La disminución de casos graves entre las personas mayores de 65 años es especialmente alentadora. Al momento representaban alrededor del 80% de los fallecimientos por COVID-19 desde que la la pandemia llegó a Estados Unidos.

¿Por qué suben las hospitalizaciones de jóvenes por COVID?

Ahora el problema son los jóvenes debido a varios factores. Uno de ellos es que las variantes atacan a este grupo de edad por debajo de los 50 años. Pero uno de lo principales problemas es convencer a más jóvenes en el país para que se vacunen.

Los ancianos acudieron con entusiasmo la vacunación. Sin embargo, la demanda de vacunas en el país parece estar disminuyendo a pesar que las inyecciones ya están disponibles para todos los adultos.

El promedio diario de dosis administradas bajó a mediados de abril de 3,2 millones a 2,9 millones, de acuerdo con cifras de los CDC.

Mi preocupación es si la vacuna será tan aceptada en estos grupos de menor edad”, comentó Jodie Guest, experta en salud pública de la Universidad Emory. “Si no es así, no veremos el impacto positivo de las vacunas en estos grupos de menor edad que hemos visto en nuestra población de edad avanzada”.

En tanto, los nuevos casos de coronavirus en Estados Unidos se han estancado en niveles preocupantes desde marzo. Hay un promedio de más de 60,000 al día, igualando las cifras registradas durante el repunte del verano pasado. Las infecciones nuevas se dan cada vez más entre las personas de unos 30, 40 y 50 años, que también representan una porción más grande de las hospitalizaciones.

Si suficientes personas son vacunadas, los casos de COVID-19 comenzarían a disminuir a medida que el virus encuentre cada vez menos personas a las que contagiar.

Alerta por incremento de jóvenes adultos hospitalizados por COVID-19 en Carolina del Norte

Desarrollado por La Noticia con información de AP.

jerali-gimenez-journalist

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario