Una mujer de la tercera edad originaria de Mooresville, Carolina del Norte, falleció dejando un total de 57 gatos salvajes en la vivienda.

En poco más de un año, la mujer arropó a una gran cantidad de gatos que tuvieron que ser rescatados por Lake Norman Lucky Cats.

La organización sin fines de lucro de rescate de gatos, que dirige Abigail Jennings, evitó que el dueño de la propiedad los mandara de vuelta a las calles.

Jennings comentó que la mujer, a quien la comunidad conocía como “Mama Kitty”, nunca rechazó a ningún gato que se acercó a su hogar.

Lake Norman Lucky Cats evitó que Animal Control hubiera atrapado a los gatos y los llevara al refugio de animales con un futuro incierto.

En cambio, su organización colocó a los gatos amigables en adopción, en conjunto con otros dos grupos locales de bienestar animal (Lake Norman Humane y Maggie Mayflower Rescue)

A los 57 gatos se les dio atención médica, además de vacunarlos contra la rabia y el moquillo.

"Estos gatos son verdaderamente Lucky Cats", aseguró Jennings.

La organización que dirige Jennings tiene más de 20 años ayudando a gatos en el estado de Carolina del Norte.

El director ejecutivo de Lucky Cat, Robin Byrd, explicó que la pandemia del COVID-19 aumentó significativamente la población de gatos salvajes.

“Debido a la escasez relacionada con la pandemia, los servicios de esterilización y castración veterinaria han sido limitados”, comentó Byrd.

“Esto ha provocado una explosión en las poblaciones de gatos y gatitos de la comunidad”, añadió a ‘The Charlotte Observer’.

En busca de recaudar los fondos suficientes para seguir ayudando a los gatos de la región, lanzaron una rifa que tiene como meta recaudar $25 mil para cubrir los costos de 250 gatos comunitarios.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Incremento de muertes entre aves de Carolina del Norte amenaza a perros y gatos

Una mujer fue asesinada tras discutir con un vecino sobre comida de gatos

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario