El maracuyá, fruta de la pasión o parchita es una fruta tropical, rica en vitamina C y fuente de proteínas y minerales.

Posee una flor muy llamativa y especial llamada pasionaria, su apariencia es similar a una corona de espinas, al verla los españoles la relacionaron con la crucifixión de Jesús y bautizaron al maracuyá como el fruto de la Pasión.

Tiene 5 sépalos que simbolizan 10 de los 12 apóstoles, no a Pedro ni a Judas Iscariote. Los 5 estambres representan los 5 estigmas y los 3 pistilos corresponden a los 3 clavos de la cruz.

Esta semana les traigo una deliciosa receta de mousse de maracuyá que con su textura esponjosa y suave encantara a familiares y amigos.

Ingredientes

  • ¼ Taza de agua
  • 2 Sobres de gelatina sin sabor
  • 1 Taza de concentrado de jugo de maracuyá
  • 2 Tazas de azúcar
  • 1 ⅔ Taza de leche para batir
  • 6 Claras de huevo batidas a punto de suspiro
  • Las semillas de una maracuyá

Preparación

Mezclar el jugo de maracuyá y el azúcar. Colocar en una olla y calentar a fuego medio hasta que se disuelva el azúcar, retirar del fuego y dejar reposar.

Espolvorear la gelatina sin sabor en la ¼ taza de agua y diluir.
Combinar el jugo con la gelatina diluida y revolver bien. Dejar reposar.

Batir la crema de lecha hasta que haga picos y estén bien firmes, mezclar suavemente la crema con el jugo. Con una espátula y movimientos envolventes mezclar las claras de huevo y el maracuyá, de una manera suave para que no pueda su consistencia esponjosa.

Adornar con semillas de maracuyá.

Rhaiza Carreño

Nacida en Venezuela, Abogada y Chef. Tiene 30 años desarrollando su amor por la buena cocina y el diseño de pasteles decorados. Periodista para La Noticia desde hace 4 años, escribe sobre recetas con...

Leave a comment