Al entrar un año nuevo, la mayoría de la gente decide hacer nuevas resoluciones, tales como perder peso, acostarse más temprano, pasar más tiempo con la familia y muchas otras cosas más; el problema que se encuentra año tras año es que la mayoría de las personas, terminan o se les olvida el compromiso que hicieron con ellos mismos en los primeros tres meses.

¿Por qué la gente no lleva a cabo sus deseos y cumplen con las metas que se forjaron?

He encontrado que hay un factor muy poderoso llamado desenfoque, el cual contribuye en gran parte a lograr lo que se desea.

No mantenerse enfocado, es un factor muy poderoso para el desánimo y la falta de consistencia en lo que se emprende. El arte de mantenerse enfocado viene de la práctica y en parte de la disciplina.

Mantener el foco significa que constantemente la persona piense en lo que quiere y trabaje día a día para alcanzar su objetivo, aun cuando lo que quiere no se obtenga en el tiempo deseado.

Mantenerse enfocado es muy importante

Mantenerse enfocado, es muchas veces decir que “no”, a aquellas cosas que parecen ser adquiridas más fácilmente, cosas que parecen ser más alcanzables pero que no nos darán los beneficios de lo que verdaderamente buscamos.

Recuerdo un ejemplo de lo anterior con Pedro, quien hizo una resolución al principio del año. Dijo que quería pasar más tiempo con su familia, iba a hacer todo lo posible por conseguirse un trabajo en la ciudad, ya que su empleo en ese momento era de viajar a otras ciudades y estar fuera de la casa por semanas, sin ver a sus hijos y esposa.

La alegría de la familia en las fiestas

Durante la algarabía de las fiestas de fin de año, Pedro abrazó a todos sus hijos, a su esposa y como en un acto solemne, prometió su presencia más seguido en su casa. Todos brincaron de alegría, contentos y felices que ya tendrían más tiempo de papá en la casa. Pero Pedro se desenfocó rápidamente de su promesa.

El latino no salió a buscar un trabajo más cerca del hogar, a lo largo del año ni siquiera preguntó a su propia compañía que si tenían alguna oportunidad en su ciudad. Pronto llegó la hora de irse de nuevo, y durante todo el año Pedro estuvo más fuera del hogar que con su familia.

Mantenerse enfocado es perseverar pese a los desafíos, es no darse por vencido, es creer que las cosas se darán si trabajamos en ellas, es tener confianza en uno mismo y tener la fe que al final lo que queremos se logrará, tener la paciencia de esperar, y la destreza de buscar soluciones a lo que se quiere alcanzar.

Mantenerse enfocado requiere fe

Estar enfocado requiere fe, pues también es creer que Dios quiere lo mejor para usted y su familia y poner sus peticiones en las manos de Él. Es tomar el riesgo que otros no quieren tomar, es enfrentar al desánimo que llega cuando otros no creen en lo que usted cree y enfrentar la soledad cuando se está en busca de lo esperado, solo así se podrán hacer sus sueños realidad, manteniéndose enfocado.

Si tiene un sueño o un plan o un propósito para este año, no se deje distraer por las actividades cotidianas de la vida, este año se pueden cumplir sus anhelos si se mantiene enfocado, pese a la pandemia y pese a las circunstancias.

Maudia Meléndez

Por tres décadas ha servido en su ministerio pastoral y en la organización Jesus Ministry. Presidenta de la Federación de Iglesias Cristianas. Autora del libro: El encuentro que me transformó

Leave a comment