Según Darko Lovric y Tomas Chamorro-Premuzic en un reciente artículo de Harvard Business Review, desde política hasta deportes existe evidencia consistente que vincula altos niveles de creatividad a equipos conformados por personas que no siempre están en la misma página, y que llevan a recomendar tomar decisiones disruptivas en relación a la armonía grupal para fomentar esa habilidad.

Uno caso de estudio publicado recientemente en la revista científica Science Direct, afirma que esa disrupción puede lograrse a través de conformar al equipo con altos niveles de diversidad y no delimitar estrictamente las tareas y responsabilidades, ambas variables resultaron positivamente asociadas a altos niveles ejecución creativa.

Otro estudio publicado en Sage Journals afirma que la falta de recursos (capital humano, dinero, tiempo…) también incentiva la creatividad de un equipo en comparación a aquellos que tienen recursos en cantidad, y afirma de igual forma que aquellos equipos que tienen confrontaciones sanas sobre diferentes puntos de vista tienden a ser mucho mas innovadores que aquellos que siempre está de acuerdo.

“Cuando dos personas están siempre de acuerdo, una de las dos sobra. Los negocios exitosos se construyen a partir de los desacuerdos“

-William Wringley-

La lección para aquellas empresas que quieren ser innovadoras tomando en cuenta toda esta información, es que inyectar cierto grado de tensión en los equipos y y aceptar cierto grado de conflicto, conlleva a mejores resultados a nivel de creatividad e innovación. Para tales efectos Darko Lovric y Tomas Chamorro-Premuzic presentan algunos consejos de cómo llevarlo a cabo:

1. Mantener niveles positivos de estrés: Lo importante en este punto es que los responsables de cada área puedan poner en sus equipos la presión de lograr ciertos objetivos a distancia, pero siempre presentándola de manera positiva, disfrazando desafíos como oportunidades y dándoles espacio para resolver la situación entre ellos dentro de ese marco de tensión creado por el líder.

2. Provocar cierto grado de adversidad: Un buen líder en un departamento o empresa siempre incentiva a sus empleados a hablar con honestidad, incluso aunque eso signifique que no necesariamente van a estar de acuerdo con él o el resto del equipo. Al mismo tiempo, el equipo debe estar acostumbrado a trabajar asesorando qué cosas pudiesen salir mal a través de dibujar diferentes escenarios de todas las decisiones que se estén ponderando en ese momento, si una idea supera todas las pruebas impuestas por todo el equipo, probablemente al ejecutarse será mucho más exitosa, en lugar de aquellas que sencillamente se llevan a cabo porque el líder del equipo da una orden.

3. Establecer objetivos desafiantes pero alcanzables: En un reciente estudio publicado en Frontiers in Neuroscience recientemente, afirma que cuando existe un nivel de desafío realista en relación a las capacidades del equipo, el desafío funciona como motivador y mejora el desempeño de los integrantes, incentiva la competitividad y no achaca la curva de motivación al no tratarse de cosas inalcanzables, por eso los líderes de equipo deben siempre delimitar qué debe conseguir el equipo y en qué período de tiempo, y asegurarse de que aunque sea complicado, es realista lograrlo.

Estos tres consejos son hábitos que si se incorporan a la dinámica de gestión de un equipo de trabajo pueden traer resultados positivos en el mediano plazo, la creatividad es importante para cualquier tipo de empresa y empleados motivados son la mejor herramienta para cualquier negocio en la actualidad.

Valeria Reglá

Consultora comunicacional con 6 años de experiencia en estrategia digital y comunicación política, institucional y mediática. Licenciada en Estudios Liberales en la Universidad Metropolitana, Venezuela,...

Leave a comment