Hace un tiempo recibí una llamada de una clínica de niños en Charlotte para pedirme que Jesus Ministry ayudara a una madre cuya niña pequeña había sido violada.

Estos casos son muy dolorosos para la familia que está viviendo la tragedia y para todos nosotros que tenemos que guiarles a obtener la ayuda apropiada. He visto que estos casos de maltrato sexual a los niños aumentan durante el verano, cuando los niños están de vacaciones y los padres dejan a sus niños con alguien en quienes ellos confían.

En la mayoría de los casos, tristemente los abusadores son familiares o amigos cercanos; es rara la vez que este crimen se comete por parte de personas desconocidas.

A los padres, tíos y abuelos que son tutores de niños menores de 18 años, les pido que tengan ojo de águila, que vigilen a sus niños constantemente y que practiquen las siguientes recomendaciones y así quizás puedan salvar a sus pequeños del abuso sexual.

Prevención

  • Enséñele a sus niños desde pequeños, cuáles son sus partes privadas y que nadie lo debe tocar, y que si alguien lo toca le diga a usted inmediatamente.
  • Enséñele que si la persona le dice que le va a maltratar o matar a alguien de su familia, no pongan atención pues son tácticas que usa el abusador para continuar maltratando al pequeño o la pequeña.
  • Enséñele a los niños a hablar de lo que pasó durante el día, y contarle las cosas buenas y malas que él considere que le pasaron.
  • Por la noche mientras los niños duermen, mantenga las puertas de sus cuartos abiertas incluyendo la suya y escuche a sus hijos si le llaman o si lloran de noche. ¡No los ignore!
  • Platique constantemente con sus niños y ponga atención si ellos expresan algo como mamá o papá no me gusta como tal persona me mira o me toca, no se haga de la vista gorda como que si nada está pasando, por favor investigue y hágase al lado de su niño o niña.
  • Cuando tenga que salir, trate por todos los medios de no dejar a sus niños con una sola persona, más bien déjelos con dos o más personas que lo supervisen.
  • Cuando vaya a cualquier lado, no permita que sus niños entren solos al baño o que extraños los acompañen, más bien vaya usted con ellos.
  • No deje que sus hijos estén fuera de su vista por cinco minutos sin usted saber dónde están.
  • No permita que sus niños duerman en casas ajenas, ya que ahí usted no tiene control y no sabe si entra o sale alguna persona desconocida para usted y para su niño. En esa casa puede haber alguien que puede abusar de ellos.
  • Muchas jóvenes han sido seducidas y violadas por los padrastros, si usted tiene alguna pareja que no es el padre de sus hijos, ponga mucha más atención en sus hijas y no permita que su pareja esté a solas con sus hijas.
  • No deje a los muchachos solos con el Internet a su disposición.
  • Vigile a sus hijos cuando estén en la computadora, ya que ahí ellos pueden encontrarse con pornografía.
  • También hemos visto que muchachos que antes han sido abusados sexualmente comenten este delito en contra de sus hermanitos y otros familiares.
  • Si usted sabe o sospecha que un niño grande ha sido abusado, trate de buscar ayuda de un psicólogo para él o ella.

A pesar que este tema es triste y casi nadie desea hablar de él, es necesario tratarlo para prevenir futuros abusos. Finalmente, acérquese a Dios y pídale que la sangre de Jesucristo cubra sus niños, como dice el Salmo 91, léalo y se dará cuenta de que Dios le puede librar de la mano del cazador.

Maudia Meléndez

Por tres décadas ha servido en su ministerio pastoral y en la organización Jesus Ministry. Presidenta de la Federación de Iglesias Cristianas. Autora del libro: El encuentro que me transformó

Leave a comment