El jueves 23 de agosto la ciudad de Morganton llegó a un acuerdo en una queja por discriminación racial presentada por el Departamento de Justicia, después de que un empleado del gobierno usara un calificativo racial en el trabajo en repetidas ocasiones.
Bajo los términos del acuerdo, el condado de Burke implementará entrenamiento acerca de temas de acoso racial y discriminación a todos sus empleados.
Según la denuncia federal, un supervisor del Departamento de Servicios Sociales del condado utilizó un término ofensivo para la comunidad afroamericana en cuatro ocasiones. El supervisor afirmó no tener conocimiento de que el uso del calificativo podría ser considerado ofensivo, dada la falta de entrenamiento dentro del condado.

Leave a comment