Raleigh- Desde julio del 2006, los indocumentados en Carolina del Norte no pueden tramitar una licencia de conducir. Un privilegio que solo está disponible para aquellos con algún tipo de beneficio migratorio o estatus legal, ya sea temporal o permanente. Sin embargo, desde la sesión legislativa del 2013 el legislador republicano, Harry Warren, ha tratado de que la Asamblea General apruebe un proyecto de ley que restituya esa posibilidad. No obstante, los esfuerzos no han dado el resultado esperado y en la sesión legislativa del 2016 el proyecto, que reposaba en uno de los comités legislativos de la Cámara de Representantes quedó sepultado. Cualquier intento por revivirlo en la sesión legislativa larga que comenzará el 11 de enero tendrá que comenzar de nuevo.

Según mencionó Warren el pasado mes de abril, el proyecto HB 328 “Seguridad Vial y Protección Ciudadana 2015”- y aunque lo había prometido- resultó que no “técnicamente elegible para ser considerada en la sesión corta”. Pese a que la medida no afecta el presupuesto, no pasó el ‘Crossover’ (es decir, no fue aprobada en la Cámara Baja y por tanto no fue referida al Senado), y tampoco cumple con ninguno de los otros requisitos de la resolución de aplazamiento de la sesión larga”, dijo Warren . Por tanto las posibilidades de ser considerara eran casi nulas. Esto sumando al tenso clima preelectoral -de ese entonces- no le dio cabida.

La pieza legislativa buscaba entre otras cosas, que los indocumentados en el estado pudieran tramitar un permiso de conducir o una tarjeta de identificación del estado, tras cumplir con ciertos requisitos. El proyecto de los permisos de conducir para los indocumentados ha estado permanentemente en la cuerda floja y el apoyo del liderazgo republicano ha sido poco. De la misma manera el proyecto -que no ha incluido solamente la provisión de los permisos de conducir-, ha sufrido cambios.

En el 2013, Warren patrocinó el HB 786 “Razonable y Comprensiva Legislación para Resolver los Asuntos de Inmigración en Carolina del Norte (RECLAIM NC ACT)”.La propuesta hubiese otorgado permisos de conducir a algunos indocumentados, pero a cambio de algunas disposiciones restrictivas que fueron comparadas por algunos grupos de defensa de derechos civiles como “antiinmigrantes” similares a la de “muéstrame tus papeles” tipo Arizona.

La propuesta pasó en ambas cámaras pero un enmienda de última hora convirtió en objeto de estudio la provisión de los permisos de conducir. La misma fue vetada por el gobernador Pat McCrory pero este fue levantado y finalmente en el 2014, el Departamento de Seguridad del estado entregó un reporte donde recomendaban que los indocumentados pudieran tramitar una licencia de manejo. Sin embargo, la sesión terminó sin avances sobre el tema.

En el 2015, de nuevo el representante Warren presentó otro proyecto, el HB 328 el cual tras seguir el proceso legislativo quedó sepultado en el comité de finanzas de la Cámara de Representantes. El mismo no fue contemplado este año.

Paola Jaramillo

Comunicadora Social y Periodista colombiana con más de dos décadas de experiencia en producción de televisión, comunicación organizacional y medios impresos. Su trabajo como editora y reportera ha...

Leave a comment