John McCain

Senador por Arizona, defensor de la reforma migratoria

Mis compatriotas estadounidenses a quienes he servido con gratitud durante 60 años y especialmente a mis compatriotas en Arizona. Gracias por el privilegio de haberlos servido, por la vida gratificante que el servicio en uniforme y en los cargos públicos que se me ha permitido dirigir.

Intenté servir a nuestro país honorablemente. He cometido errores, pero espero que se valore favorablemente mi amor por Estados Unidos en contra de ellos. A menudo he observado que soy la persona más afortunada de la Tierra. Me siento así incluso ahora, mientras me preparo para el final de mi vida. He amado mi vida, todo en ella. He tenido experiencias, aventuras, amistades, suficientes para 10 vidas satisfactorias, y estoy muy agradecido. Como la mayoría de las personas, tengo cosas de qué arrepentirme. Pero no cambiaría un solo día de mi vida, en buenos o malos momentos, por el mejor día de alguien más.

Le debo esta satisfacción al amor de mi familia. Un hombre nunca tuvo una esposa o hijos más amorosos de los que estuviera más orgulloso que yo. Y le debo a Estados Unidos estar conectado con las causas de Estados Unidos: la libertad, la justicia igualitaria y el respeto por la dignidad de todas las personas, las cuales hacen que la felicidad sea más sublime que los placeres fugaces de la vida. Nuestras identidades y sentido del valor no se circunscribieron, sino que se agrandan al servir a causas buenas más grandes que nosotros mismos.

Compatriotas estadounidenses, esa asociación ha significado más para mí que cualquier otra. Viví y morí como un orgulloso estadounidense. Somos ciudadanos de la república más grande del mundo, una nación de ideales, no de sangre y tierra. Somos bendecidos y somos una bendición para la humanidad cuando defendemos y desarrollamos esos ideales en el hogar y en el mundo. Hemos ayudado a liberar a más personas de la tiranía y la pobreza que nunca antes en la historia, y hemos adquirido gran riqueza y poder con el progreso.

Debilitamos nuestra grandeza cuando confundimos nuestro patriotismo con rivalidades tribales que han sembrado resentimiento, odio y violencia en todos los rincones del planeta. La debilitamos cuando nos escondemos detrás de muros, en lugar de derribarlos; cuando dudamos del poder de nuestros ideales, en lugar de confiar en ellos para que sean la fuerza para el cambio que siempre han sido.

Somos 325 millones de individuos obstinados y vociferantes. Discutimos, competimos y, a veces, incluso nos vilipendiamos en nuestros estridentes debates públicos. Pero siempre hemos tenido muchas más cosas en común entre nosotros que desacuerdos. Si solo recordamos eso y nos damos mutuamente el beneficio de la presunción de que todos amamos a nuestro país, superaremos estos tiempos difíciles. Los atravesaremos más fuertes que antes, siempre lo hacemos.

Hace diez años tuve el privilegio de reconocer la derrota en las elecciones para presidente. Quiero terminar mi despedida con una sincera fe en los estadounidenses a quienes sentí tan poderosamente esa noche. Todavía lo siento poderosamente.

No desesperemos ante nuestras dificultades actuales. Creamos siempre en la promesa y la grandeza de Estados Unidos, porque aquí nada es inevitable. Los estadounidenses nunca se rinden, nunca nos rendimos, nunca nos escondemos de la historia. Hacemos historia. Adiós compatriotas estadounidenses, Dios los bendiga y Dios bendiga a Estados Unidos.

https://www.mccain.senate.gov/public/

Leave a comment