Tratando de ver oportunidades en medio de los retos, pienso que esta realidad que estamos viviendo con la cuarentena, nos puede dar el tiempo y el espacio con nuestros hijos para cultivar nuestras raíces culturales.

La realidad de las familias latinas en Estados Unidos es que los hijos van a crecer entre dos culturas; la de nuestro país de origen y la cultura estadounidense. Para algunas familias este proceso puede ser un reto, especialmente si queremos mantener los valores tradicionales.

Hay algunos padres/madres que tienen el temor de que los hijos se olviden de sus raíces y quisieran encapsularlos dentro de su cultura de origen, o en otro lado, no promueven o enseñan los valores de la cultura de origen.

Ambos extremos, no querer que asimilen aspectos de una nueva cultura o no enseñarles su origen cultural pudiera tener consecuencias no saludables para el desarrollo emocional, social y de identidad de los hijos.

¿Es posible integrar aspectos de ambas culturas?

El biculturalismo es el proceso en el cual se adquieren aspectos de más de una cultura. Es decir, ambas culturas coexisten como parte de un proceso de identidad.

Este proceso es posible, pero hay varios aspectos que los padres/madres necesitan estar conscientes durante el proceso de crianza cuando estamos inmersos entre dos culturas:

  • Enseñe su cultura: Hay que dedicar tiempo para que los hijos conozcan la cultura de origen. Esto requiere de un esfuerzo por enseñarles sobre la historia, la comida y el idioma. Este proceso no solo va a necesitar de los padres tiempo sino también paciencia.
  • No se desanime: Es importante ser flexibles porque los hijos estarán siendo expuestos a otra cultura a través de la escuela y sus compañeros de clases. En algunos momentos comenzarán a ser selectivos en los aspectos que más les guste de cada cultura.
  • Conozca la nueva cultura: Para tener una mayor compresión de las vivencias de los hijos, hay que conocer la nueva cultura para poder guiaros en su navegar entre ambas culturas.
  • Valore, no haga de menos: Hay que aprender a resaltar y valorar las tradiciones y valores de cada cultura.
  • Escuche: Será necesario tomar tiempo para escuchar de los hijos los retos o conflictos que pudieran enfrentar al vivir entre dos culturas.

Beneficios

La diversidad cultural trae muchas riquezas a la vida del ser humano y esa es una de las fortalezas que podemos desarrollar al vivir en los Estados Unidos.

Hay muchos valores de nuestra cultura latina (ej. nuestro valor hacia la familia, la fe, el trato personal que tenemos hacia otros, etc.) que son factores protectores de la salud física y emocional y que en otras culturas no se demuestran tan fuertemente como en la cultura latina.

Lo importante es poder integrar aquellos aspectos de cada cultura que nos fortalezca como seres humanos. Recuerda que estas recomendaciones no sustituyen una consulta con un profesional de la salud emocional para evaluar aspectos particulares de cada situación. Para mayor información pueden llamar al 984-974-3795.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Psicóloga Clínica e Investigadora
Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill
Departamento de Psiquiatría
984-974-3795

Para las últimas informaciones locales y en español sobre el coronavirus en Carolina del Norte, visite a La Noticia.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D. Psicóloga Clínica e Investigadora Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill Departamento de Psiquiatría

Leave a comment