Cincuenta y nueve empresarios del Condado de Alamance hicieron historia el al pronunciarse en contra del programa del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas ICE) que opera en la cárcel local, conocido como 287(g). Esta es la primera vez que tantos empresarios de ese condado se pronuncian unánimemente en contra del programa.

Costos económicos y humanos

El pronunciamiento se dio a las afueras de las oficinas del Centro de Comunicaciones del Condado de Alamance en Elm Street, Graham. A las frente a todos los transeúntes, los empresarios se opusieron al restablecimiento del programa 287(g).

Los costos sustanciales en los que debe incurrir el condado para participar en este polémico programa y la división social deben pagarse con los dólares de los contribuyentes del condado. Además, la participación en este programa aumentará la exposición del condado a futuras demandas y gastos, dijo Bruce Nelson, propietario de Reverence Farms & Café en Graham.

Phil Smith, propietario de The Oak House en Elon dijo: este programa erosionará aún más la confianza de nuestros vecinos latinos con las agencias de la aplicación de la ley local. Deberíamos invertir en programas que desarrollen relaciones, no gastar dólares de los impuestos del condado para convertir a los oficiales del alguacil en agentes de inmigración.

Bruce Nelson propietario de un negocio en el condado agregó: dado el historial negativo y costoso del programa 287(g), ¿por qué el presidente de la Junta de Comisionados del Condado no lo convierte en un tema de discusión publica abierta y transparente? y luego exigir que los comisionados voten sobre este tema costoso y controvertido?.

Historia dolorosa

El Alguacil Terry Johnson, del Condado de Alamance, fue acusado de usar de forma indebida el programa 287(g) para detener a los del latinos del 2007 a 2012, lo que llevó al Departamento de Justicia a presentar una demanda contra el condado en 2012.

Un juez federal amonestó a la Oficina del Alguacil por el uso frecuente de insultos a los latinos en donde ordenaba a sus oficiales arrestar a latinos diciendo: ¡Tráeme unos come tacos!, según la demanda, razón por la cual el 287(g) fue suspendido en Alamance y en el 2012 se vio obligado a firmar un decreto de consentimiento con el Departamento de Justicia para imponer una mejor capacitación y políticas para una policía sin prejuicios.

Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment