La pandemia también ha impactado hasta en los precios de algunos bienes dificultando la compra de autos usados en Estados Unidos.

Comprar un auto usado en Estados Unidos costaba más el mes pasado que antes de la llegada de la pandemia de coronavirus. Esto, además, contribuyó al leve incremento en la inflación de septiembre.

La presencia del COVID-19 alteró la oferta y la demanda, disparando los precios, lo que solo es posible mitigarlo aumentando el inventario.

“La ley de la oferta y la demanda funcionó”, dijo Earl Stewart, propietario de una agencia Toyota en North Palm Beach, Florida. “Pienso que las cosas están volviendo a la normalidad”.

 

¿Por qué subió el costo de autos usados en Estados Unidos?

El COVID-19 obligó a las automotrices y concesionarias a cerrar. La venta de vehículos nuevos se desplomó. Dado que se entregaban pocos autos usados a cuenta de los nuevos, y que los arrendamientos se prorrogaron, hubo una escasez de vehículos seminuevos.

Al mismo tiempo, las automotrices no producían muchos modelos de bajo costo, obligando a los compradores a recurrir al mercado de autos usados. Además, las personas que estaban recelosas de volver al transporte público terminaron comprando vehículos usando los estímulos gubernamentales para el pago inicial.

Las moratorias de instituciones de crédito para la recuperación de vehículos también redujo otra fuente de autos usados, dijo Alex Yurchenko, vicepresidente senior de ciencia de datos para Black Book, una empresa que ayuda a las agencias a determinar el precio de los vehículos.

Como resultado, el precio de venta para un vehículo usado con un máximo de 10 años de antigüedad se elevó más de un 9%, de $19,800 en mayo a $21,600 en septiembre, informó Yurchenko.

“Es una combinación perfecta. Una demanda más elevada de lo usual y poca oferta. Simplemente se dispararon los precios”, añadió.

Los precios subieron además porque algunos vendedores sin autos disponibles tuvieron que recurrir al mercado de subastas.

 

¿Bajarán los precios de autos usados?

Aparentemente con la producción de autos nuevos regresando prácticamente a la normalidad, poco a poco deberían reabastecerse los inventarios. Todavía eso no es posible debido a la enorme demanda, especialmente de pickups, dijo Jeff Schuster, vicepresidente senior de LMC Automotive.

“Todo lo que han fabricado se ha vendido”, dijo.

Asimismo, a las compañías automotrices necesitan que se reactiven todas las unidades de la cadena de suministro para regularizar la producción.

Pero el mercado de autos usados comienza a regularizarse a medida que las personas comienzan a comprar vehículos nuevos. El precio promedio al por menor de autos usados ha caído en $100 en lo que va de octubre en comparación con el mes previo.

En ese sentido, Yurchenko y Schuster afirman que lo más inteligente es, en la medida de lo posible, aguantar para comprar un auto usado, debido a que los precios deberán caer todavía más hacia el final del año.

Desarrollado por La Noticia con información de AP.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario