Luego de 26 años de sequía, Atlanta Braves se coronaron campeones de la Serie Mundial de la MLB luego de vencer 7-0 a los Astros de Houston en el sexto juego de la serie para un cruce que finalizó 4 juegos a 2.

Los Braves consiguieron su cuarto título de la MLB.

El pelotero cubano Jorge Soler marcó la senda al campeonato con un home run en la tercera entrada que permitió las carreras de Ozzie Albies y Eddie Rosario. Tres carreras que significaron un duro golpe del que no se pudo reponer la novena texana.

Las esperanzas de una respuesta por parte de los Astros, como en otros juegos de la serie, se perdieron por completo cuando los Braves asestaron el revés más contundente en la quinta entrada. Dansby Swanson hizo tronar el madero para mandar la pelota por encima de la línea amarilla y Soler aprovechó un doble de Freddie Freeman para sumar la sexta carrera a la caja registradora.

El último clavo al ataúd de Houston llegó en la séptima fatídica, cuando Freeman volvió a conectar un cuadrangular para recorrer en solitario el diamante y hacer inminente la victoria de los Braves.

Fue así como los Braves ganaron la Serie Mundial por primera vez desde 1995, cuando vencieron a los Cleveland Indians en Atlanta y se convirtieron en el primer equipo de la MLB en coronarse en tres ciudades distintas. Los Braves habían sido campeones en 1957 cuando residían en Milwaukee y en 1914 cuando se ubicaban en Boston.

Los Astros se quedaron a un paso del campeonato una vez más, pues en los últimos cinco año han llegado a tres Series Mundiales; sin embargo, solo la ganaron la de 2017.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario