El 22 de marzo de 2014, el Truist Field fue oficialmente inaugurado con un juego de sóftbol entre medios de comunicación.

Mientras que el 11 de abril de ese año, el parque vivió su primer partido de béisbol de manera oficial.

Los planes para la construcción del Truist Field fueron una auténtica telenovela en los años previos.

Pero era más que necesaria la edificación de una nueva casa para los Knights.

Y es que desde los albores del nuevo milenio, los Knights habían tenido la peor asistencia de Triple A.

Su estadio en ese entonces, el Knights Stadium, estaba ubicado en Fort Mill, Carolina del Sur.

Para llegar al Sur de Uptown Charlotte, era necesario lidiar con el tráfico de la Interestatal 77.

Más de 30 minutos de traslado que los fanáticos no estaban dispuestos a soportar.

Con un costo estimado de $54 millones de construcción, Truist Field se convirtió en el tercer inmueble deportivo de Uptown Charlotte.

Al haber sido edificado después del Bank of America Stadium de los Panthers y el Spectrum Center de los Hornets.

latino
Figuras latinas son recordadas en el estadio (Foto: Martín Avilés)

Aunque se trata de un estadio relativamente nuevo, es un templo sagrado para los aficionados al beisbol en el área.

Por ello, los Knights rinden tributo a su historia en cada rincón.

Como ocurre tan solo en la fachada, donde a un costado del estadio, una serie de murales sirven para enaltecer las glorias del pasado.

Truist Field
Los Knights tienen una casa espectacular (Foto: Martín Avilés)

Así como igualmente están colgados carteles con los rostros de las más grandes figuras del equipo.

Uno de ellos, el latino Manny Ramírez, quien en Charlotte comenzó a labrar su camino para convertirse en uno de los mejores bateadores diestros en la historia de la pelota.

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS:

Claudio Suárez sobre Charlotte FC: "Ojalá se animen jugadores mexicanos a venir"

¡Primeras imágenes del jersey del Charlotte FC! Filtran posible camiseta del nuevo equipo de MLS

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...

Deja un comentario