Un penal cobrado por Raúl Jiménez le dio la victoria al conjunto azteca. (Foto: @miseleccionmx)

La Selección Mexicana salió a encarar un compromiso ante Holanda de forma seria. Presionó, generó, dominó y ganó el encuentro 0-1 con un polémico penal que anotó Raúl Jiménez.

México salió al Johan Cruyff Arena a tener el balón, presionar las salidas de Holanda y buscar generar peligro con buenas asociaciones por las bandas.

Contrario a México, Holanda salió displicente, lo que le costó peligrosas llegadas de México en el primer tiempo que, de haber tenido mayor eficiencia, la delantera azteca habría capitalizado con un par de goles.

Aunque Guillermo Ochoa no pudo hacer el viaje por lesión, su ausencia no pesó en el arco de México debido a que el portero de Pumas, Alfredo Talavera, confirmó que vive un gran momento en la Liga MX y frustró los pocos avances que tuvo el conjunto holandés.

Sin duda, el protagonista de la noche fue Jesús Manuel el "Tecatito" Corona, que fue una verdadera pesadilla para la defensiva naranja. El extremo desbordó por ambas bandas, generó peligro, regateó e hizo lo que quiso para darle claridad al ataque mexicano.

Al final, el único gol del partido fue gracias a un polémico penal a favor de México. El encargado de cobrarlo fue Raúl Jiménez, quien hizo efectivo el tiro desde los once pasos.

Lo que es un hecho es que la Selección Mexicana está en buenas manos. Las ideas del Tata Martino se notan, hay una idea clara de juego y parece ser que México por fin podría dar mejores actuaciones en competencias internacionales.

Foto del avatar

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario