Efraín Álvarez miró de reojo la portería y mandó un misil de largo alcance que destruyó las ilusiones de los 74,719 aficionados presentes en el histórico debut en casa del Charlotte FC en la MLS. Los Ángeles Galaxy se quedó con el primer triunfo registrado en el Bank of America Stadium que marcó un hito al imponer récord de asistencia en un juego en Estados Unidos.

El equipo de Miguel Ángel Ramírez hiló su segunda derrota consecutiva con saldo de 4 goles recibidos y ninguno anotado en los que son sus primeros pasos en la liga estadounidense tras una dolorosa derrota en el juego inaugural en su casa, Carolina del Norte.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: ¡Nuevo récord! Charlotte FC registra 74,479 fans para romper marca de asistencia en MLS

Su derrota es histórica, toda vez que fue presenciada por un total de 74,719 fanáticos en el inmueble para romper con la marca anterior establecida tres años atrás a unos cuantos kilómetros de distancia, cuando Atlanta United impuso la marca de asistencia a un solo partido de la temporada regular con 72,548 fanáticos en 2019.

Habrá sido por el 74 % de sensación de humedad en la Ciudad de la Reina, pero el equipo local decidió regar el césped de su campo una hora antes, minutos después del calentamiento y todavía una vez más al medio tiempo.

Los rascacielos se asomaban sigilosamente hacia el estadio, uniformados con luces color azul turquesa para unirse a la fiesta del fútbol de las Carolinas.

Al ritmo de Vivir mi vida de Marc Anthony y otras melodías, comenzó la celebración con una intermitencia de luces. Luego llegó el primer blooper de la velada con un error en el sonido local durante el Himno, que fue rescatado por la gallardía de los aficionados presentes que cantaron a capela una improvisada versión aún más emotiva que lo que se había planeado.

El epítome de la belleza de lo inesperado.

Miguel Ángel Ramírez sorprendió con una línea de tres con Guzmán Corujo, Christian Makoun y Christian Fuchs haciendo de Rafael Márquez, Ricardo Osorio y Carlos Salcido en la formación lavolpista del Mundial de 2006.

Pero lo que Josep Guardiola describió como ‘salir de novios’ en su columna dedicada a la selección mexicana de la Confederaciones 2005, Charlotte FC lo convirtió en juego de tenis, donde los zagueros devolvían el balón del otro de la cancha a raquetazos.

Precisamente un trazo largo de Joseph Mora a Swiderski fue la primera jugada de peligro para el conjunto azul, pero el ariete sueco cayó en el borde del área asediado por Coulibaly sin que se marcara la falta.

Después, el polaco volvió a caer, esta vez tras un manotazo en la cara del propio francés, y el silbante tuvo que detener el juego aunque sin señalar infracción para molestia del europeo.

Galaxy dominaba, hasta que un cabezazo machucado de Yordi Reyna logró vencer al portero, pero no así al mexicano Julián Araújo, que se barrió en la línea para impedir el gol al borde de la cornisa.

Eso desequilibró a los de Greg Vanney hasta que más tarde, el ex Cruz Azul Víctor Vázquez metió toda la pierna en su trazo al área rival, pero lo que parecía un servicio terminó por ser un remate que de no ser por el palo derecho del portero, habría sido el primer tanto del juego.

El tiro desconcertó a la zaga local, que regaló inmediatamente unos centímetros a Javier Hernández. Espacio suficiente para que el mexicano disparara de zurda para obligar a Kahlina a volar y así mantener intacta su puerta.

La primera tarjeta amarilla en la historia del Bank of America fue para Fuchs, toda vez que el exLeicester derribó a Chicharito en el medio campo. Un choque entre dos viejos conocidos de la Premier League.

El balón iba y venía con la cadencia marcada por la imprecisión. De pronto, una chilena de Corujo evitó una descolgada del Galaxy a 10 minutos de comenzado el segundo tiempo, acto seguido de un remate de cabeza en solitario de CH14 que se fue desviado para suerte del propio defensor central.

Galaxy sacaba provecho del movimiento de piezas de Ramírez que había cambiado a línea de cuatro tras el descanso. Así llegó un bombardeo de de Hernández a los 67 minutos de juego con un disparo y nuevamente al 74 al no alcanzar a rematar tras un centro desde la equina izquierda que le quedó ligeramente alto.

Charlotte FC tuvo la suya tras un error en la salida de Araújo balón ganado por Fuchs que no pudo vencer al portero Bond con su tiro raso, trastabillado por un contacto que bien pudo haber sido marcado como penal. Tampoco pudo el recién ingresado Ben Brender quien mandó su contrarremate por un costado.

Dice un dicho en el fútbol que los goles que no haces, te los hacen, y a la jugada siguiente de la falla del Charlotte, Efraín Álvarez se tuvo fe y metió un misil que terminó por entrar en la escuadra superior izquierda de la portería local.

TAL VEZ SEA DE TU INTERÉS: "Dale Charlotte, dale Charlotte": Frenesí de la afición latina antes del juego de MLS

El mexicoamericano logró así anotar el primer gol en la historia del Bank of America, un tanto que silenció por un instante el incesante rugido de los miles de fans.

Todavía el mexicano Daniel Ríos —quien ingresó de cambio en el ocaso del juego por Swiderski— tuvo un remate de cabeza en solitario que no conectó con suficiente fuerza. Un último suspiro de esperanza en Charlotte, cuyo corazón quedó golpeado tras un amargo debut.

Foto del avatar

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...