Una joven selección de México empató 2-2 con Chile en partido amistoso celebrado en el Q2 Stadium de Texas.

Gerardo el Tata Martino tuvo el escenario ideal para convocar, conocer y probar a varios jugadores que venían levantando la mano con buenas actuaciones en sus clubes, pero que además, lucen como el futuro cercano del Tri.

La portería, una de las posiciones más polémicas en la Selección de México, pero la que menos adolece, estuvo cubierta por el guardameta de Santos, Carlos Acevedo, quien ha sido propuesto para suplir a Memo Ochoa. Aunque recibió dos goles, demostró que tiene cualidades para defender el arco nacional.

El mejor jugador del Tri fue Santiago Giménez, quien lució con esfuerzo e inteligentes movimientos con y sin balón, además de anotar el primer gol e intentar conseguir más con varios disparos al caro que resolvió bien el portero Pérez.

Otro jugador que pareció ofrecer una solución a Martino fue el lateral derecho del LA Galaxy de la MLS, Julián Araujo, quien mostró soltura en su ida y vuelta por la banda, además de importantes coberturas y buen trato de pelota.

Aunque en el primer tiempo les costó la labor en medio campo, Alan Cervantes y Erick Aguirre también respondieron y demostraron que pueden ser llamados en futuras convocatorias.

Y es que solo se puede hacer un análisis individual de un equipo que no destacó en lo colectivo debido a que tuvo pocos días para preparar el encuentro.

Jordan Silva anotó el segundo gol de México y por Chile marcaron Iván Morales Bravo y Pablo Parra, quien empató el encuentro.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario