El 24 de junio será recordado como un día muy especial en las emblemáticas canchas del All England Club, en Londres, donde un tenista originario de Carolina del Norte fue parte del partido más largo en la historia del “deporte blanco”.

Fue el 24 de junio del año 2010 cuando el gigante de Greensboro, John Isner, necesitó de 11 horas, 6 minutos y 23 segundos para superar al francés Nicolas Mahut.

El partido que había iniciado un par de días antes, finalizó con un larguísimo marcador de 6-4, 3-6, 6-7, 7-6 y 70-68, con lo que se implantó un nuevo “Récord Guiness”.

Te puede interesar:

Isner contabilizó un total de 113 aces, en una batalla que repartió 980 puntos.

El encuentro que se disputó en la cancha 18 del complejo de Wimbledon, tercer Grand Slam de la temporada, disputó sus primeros cuatro sets el 22 de junio, antes de verse obligado a suspenderse por la falta de luz natural.

Al siguiente día, una vez más tuvo que ser suspendido cuando iban 59-59 en el quinto parcial, en esta ocasión debido al mal clima.

Fue hasta el 24 de junio cuando Isner terminó sellando su victoria con un 70-68.

Este partido fue clave para que la organización de los Grand Slams modificara las reglas y pusiera un límite de puntos en el quinto set.

Te puede interesar:

El maratónico partido dejó tan mermado físicamente al tenista originario de Greensboro que en la siguiente ronda fue barrido (6-0, 6-3 y 6-2) ante el holandés Thiemo de Bakker.

Isner se mantiene en activo en el circuito ATP y la semana entrante regresará a las canchas donde hace 12 años marcó una de las grandes hazañas en la historia del “deporte blanco”.

Martín Avilés

Periodista mexicano egresado de la EPCSG. Así como Eduardo Galeano y su absoluta falta de talento para jugar al fútbol, ojalá pudiera yo -en algún imposible día de gloria- escribir con el coraje Ryszard...