James no pudo evitar la derrota de los Lakers. (Foto: Captura @LosLakers)

En el primer partido de la semifinal de la Conferencia Oeste entre Rockets y Lakers, LeBron James dejó una jugada que demostró por qué es el Rey de las duelas.

Corría el tercer cuarto y los Lakers estaban abajo 67-62. Westbrook tenía el balón en un contraataque de Houston que solo era defendido por LeBron James. Russell decidió intentar una colada para aumentar el marcador, pero James lo impidió con gran bloqueo.

Westbrook fue testigo de cómo LeBron tomó el balón, recorrió todo el campo y brincó sobre Robert Covington para conseguir un dos puntos que lo acercaron a los Lakers en el marcador.

Covington terminó en la duela y LeBron James fue a cobrar el tiro de castigo que marcó el juez por el foul y cuenta.

A pesar de demostrar que es un portento físico y su letalidad de cara al aro, LeBron James poco pudo hacer ante unos Rockets que estuvieron finos desde atrás de la línea de tres puntos.

Los Lakers pagaron su imprecisión en sus disparos con la primera derrota de la serie ante los Rockets de Westbrook y Harden.

Este domingo, LeBron y los Lakers buscarán igualar los cartones de la serie en el segundo encuentro que sacará chispas.

Aldo Mendoza

Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, UNAM. amendoza@lanoticia.com

Deja un comentario