José Zambrano, quien vive en Eastway Dr y Northland Rd. en Charlotte, denunció a La Noticia que el 17 de octubre una mujer lo estafó cuando se hizo pasar por su vecina, le pidió prestado dinero y le dio un collar de oro que llevaba puesto como prueba que volvería a pagarle. La mujer no era vecina de José y el collar no era de oro.

Quien me estafó ya conocía nuestra rutina, porque tocaron al timbre minutos después que mi esposa salió a dejar a los niños a la escuela, y justo el día que yo no trabajo, cuenta José.

¿Está la señora? es que le quiero pedir un favor. Yo soy su vecina, dijo la estafadora. La latina tenía entré 30 y 40 años edad, mide de 5.5 pies de estatura y de contextura delgada. Estaba vestida con un pantalón de mezclilla, sandalias y una camiseta negra sin mangas.

La mujer venía acompañada por una joven de entré 19 a 25 años, trigueña, con ropa deportiva gris y blanca, ella nunca habló y se quedó en la acera. Ahora que lo pienso, la muchacha estaba ahí para avisar si venía alguien, dice José.

Le estoy pidiendo el favor a todos mis vecinos a reunir $1,000 para pagar la fianza de mi esposo que está detenido por Inmigración, recuerda José que le dijo la mujer.

Se veía angustiada, me conversaba sobre los niños que se iban a quedar sin papá. Yo le decía que no tenía el dinero, y ahí se quitó el collar y me dijo que era oro, y que lo guardara hasta que ella me pagara el dinero, en una semana, dice José, quien le dio $380.

Cuando Magdalena llegó a casa mi esposa me dijo que no conocía ninguna vecina como ella. Llevamos el oro a una joyería y nos dijeron que era falso, cuenta José.

Leave a comment