Mientras las noticias internacionales siguen escalando sobre la emergencia que vive el mundo por el nuevo coronavirus (COVID-19), la población mundial ha estado expuesta a otro virus que es peor. No es uno físico, sino espiritual, se trata de lo que yo denomino el virus del miedo.

No quiero minimizar lo que sigue pasando con el COVID-19, todos debemos tomar las medidas preventivas del caso, pero tampoco debemos descuidar nuestra mente, y mucho menos debemos voluntariamente exponernos a ser contagiados del miedo.

El peor síntoma del virus del miedo llega cuando la gente se siente sin esperanza, y crece sin control en su corazón el temor intenso de que se va a contagiar con el COVID-19 y finalmente morirá. Muchas de estas personas padecen enormes sufrimientos estando perfectamente sanas.

El problema es que el virus del miedo es también muy contagioso. Una de mis seguidoras en Facebook me escribió diciendo: yo tengo mucho miedo cada vez que mi familia sale a trabajar o yo voy a la tienda. Otra me dijo: Eso es verdad, eso me está pasando, al punto que ya no duermo pensando en todo esto.

Creo que todos tenemos que tomar precauciones y seguir las instrucciones que nos está dando el gobierno y las organizaciones de salud en el lugar donde vivimos, pero con tranquilidad y paz en nuestros corazones.

Te recomiendo no ver tanto lo que está pasando en otros países, y aun en otros estados donde tú no vives, más bien hay que ser proactivo y escuchar bien lo que pasa en tu estado, tu ciudad o pueblo y seguir las instrucciones que se dan ahí, pues esas instrucciones son para ti y tu familia, donde tal vez todo esté con relativa calma, pero si te la pasas viendo noticias sensacionalistas de otros lugares, el virus del miedo te puede infectar, y esto sí que te va a destruir.

Jesús dijo mi paz les dejo, mi paz les doy; no como el mundo la da, yo se las doy. Yo soy el buen Pastor y el Buen Pastor da su vida por las ovejas. Cristo murió en la cruz del calvario para que a través de su presencia en tu vida tengas paz y tranquilidad. Él nos indicó que todo lo que pidamos al Padre en su nombre será hecho.

Te recomiendo que te arrodilles ante Dios y le pidas perdón por tener miedo, pues el miedo es un resultado de no tener fe en el corazón. Amor y misericordia son los regalos que Dios te dio al morir y resucitar por ti. Eso no significa que no vas a tener problemas, sino que si estás de la mano de Jesús, no tienes que enfrentar esos problemas solo.

Cristo hoy está a la diestra del Padre oyendo tus oraciones, y mira que dije tus oraciones, ya que Dios te oye a ti, individualmente, y luego si todos oramos colectivamente, el amor se hará mayor que el miedo.

Dice el Señor que el perfecto amor, hecha fuera el temor; y que bello porque cuando ya no tienes miedo, todo regresa a la normalidad dentro de ti, a pesar de las circunstancias, es ahí que tú no te conviertes en víctima sino en una persona de paz, que tendrás influencia con tu familia, la gente que te rodea y los que te oyen.

Ahora tú tienes una doble vacuna para el virus del miedo, se llama fe y amor. Qué Dios te bendiga, acércate a Cristo, yo ya lo hice, ahora te toca a ti.

Para las últimas informaciones locales y en español sobre el coronavirus en Carolina del Norte, visite a La Noticia.

Maudia Meléndez

Por tres décadas ha servido en su ministerio pastoral y en la organización Jesus Ministry. Presidenta de la Federación de Iglesias Cristianas. Autora del libro: El encuentro que me transformó

Leave a comment