Me gustaría compartir con usted algo sobre David, uno de mis personajes bíblicos favoritos. Él se enfrentó a un formidable oponente llamado Goliat. En esta historia podemos encontrar principios poderosos para lidiar con situaciones y personas que atentan con detener el plan de Dios para nuestras vidas. Dicho de manera simple, estas situaciones o personas son el obstáculo entre su deseo y la victoria.

Algunas de esas personas o gigantes tienen buenas intenciones, pero están errados. Pueden ser miembros de su familia y otros compañeros de trabajo que están todos los días acompañándole en el mundo laboral.

Llamados para grandes propósitos

David había sido ungido como rey de Israel, pero todavía no había tomado el trono. El gobernante actual, Saúl, un tipo de gran estatura, pero pequeño en corazón, estaba en una confrontación militar contra los filisteos, quienes eran sus enemigos acérrimos. Todos conocemos el fin de la historia de cómo el pueblo de Israel venció a los filisteos y al gigante Goliat. Pero antes de la victoria, David tuvo que superar varios obstáculos en forma de seres humanos para poder llegar a vencer. Si quiere vencer, debe evitar este tipo de personas en su vida.

Las personas que quieren limitarle

En 1 Samuel 17: 17-18 dice: Un día, Isaí le dijo a su hijo David: Toma esta bolsa de trigo tostado y estos diez panes, y vete pronto al campamento para dárselos a tus hermanos. Lleva también estos tres quesos para el jefe del batallón. Averigua cómo les va a tus hermanos, y tráeme una prueba de que ellos están bien. El pueblo de Israel tenía necesidad de soldados, no de niños de mandado. Estaban en medio de una guerra y su padre le señala: Para lo único que tu sirves es para llevar los mandados y traernos noticias. Aunque David había sido ungido como rey, su padre lo consideraba un niño de mandados.

Cuando Dios nos hace un llamado puede ser que usted tenga una visión clara de lo que quiere para usted, pero puede ser que la personas que están alrededor suyo no. De hecho, la persona que está más cercana a usted aveces es la más difícil de convencer.

Apoyar en lugar de criticar

La parte trágica de esta historia es que su propio padre era la persona que trató de limitar el llamado de David. Una palabra para los padres: Estén seguros de que sus niños saben que ustedes los apoyan. Ayúdenles a soñar. No miren su presente, miren su futuro. Recuerden: donde un padre miró un niño de mandados, Dios veía un rey.

Es bueno saber que David desobedeció la orden dada por su padre. La Biblia nos dice que en lugar de hacer los mandados fue a las primeras líneas de batalla a analizar y observar la situación. Entonces actuó.

Roger Hernández

Consejero familiar y motivacional, autor de 14 libros sobre la familia. Para preguntas o comentarios escriba a: rhvidaministries@gmail.com

Leave a comment