¿Cómo saber si adoptar una mascota será de beneficio para la familia?

Una mascota en la vida cotidiana puede traer muchos beneficios para los miembros de la familia si se hace de la manera apropiada. A través de una mascota, la familia puede desarrollar un sentido de responsabilidad y cuidado.

Por otro lado, hay otros beneficios asociados a la parte emocional, que incluye desde la expresión de afecto hasta apoyo emocional al asociar a las mascotas con el mejoramiento del estado de ánimo.

Hay algunas mascotas, especialmente perros, que se utilizan como apoyo emocional porque ayudan a personas que sufren de condiciones emocionales como ansiedad y depresión a sentirse seguras y más tranquilas.

Para algunos niños, una mascota puede representar una compañía de amor incondicional, un compañero de juego, lo cual puede ayudar a su desarrollo emocional y afectivo.

Antes de tener una mascota

A continuación algunos aspectos importantes a considerar antes de tomar la decisión de adoptar a una mascota.

  • Identificar cuál es la motivación para adoptar una mascota- (ej. compañía, seguridad, desarrollar hábitos de responsabilidad en los niños/as).
  • Identificar la mascota que puede responder mejor a las necesidades de la familia, considerando las circunstancias de la familia (ej. rutinas, facilidades físicas, costo de mantenimiento de la mascota, condición médica de algún miembro de la familia).
  • Explorar el compromiso de cada miembro de la familia para cuidar y atender a la mascota. Es importante tener en consideración la edad y madurez de los niños para asumir dicha responsabilidad.

Una mascota no es un juguete

Seleccionar la mascota adecuada considerando los aspectos mencionados anteriormente, puede ser un proceso de enseñanza para los niños sobre cuán seria es la decisión y sobre el sentido de responsabilidad que se asume.

Una mascota no es un juguete que se puede desechar o regalar cuando nos cansemos de la responsabilidad de su cuidado. Esta acción puede enviar un mensaje equivocado y diferente al mensaje de responsabilidad y compromiso que quisiéramos fomentar cuando se tomó la decisión de adoptar una mascota.

Hay mascotas que requieren menos cuidados que otros y buscar asesoría de personas con mayor conocimiento del cuidado de una mascota puede ayudar a evitar tomar decisiones equivocadas. También, si tiene dudas sobre la capacidad de su niño puede consultar con su pediatra para explorar si una mascota pudiera ser adecuada para su niño.

Si por alguna razón, llegan a la conclusión de que tener una mascota en la familia no es una posibilidad, hay otras maneras de enseñarles a ser sensibles hacia las mascotas por medio de trabajo voluntario o ayudando a otros a cuidar de sus mascotas. Para mayor información pueden llamar.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D.

Mae Lynn Reyes-Rodríguez, Ph.D. Psicóloga Clínica e Investigadora Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill Departamento de Psiquiatría

Leave a comment