La coliflor es una hortaliza que pertenece a la familia de las coles. Es muy versátil, se puede utilizar de diversas maneras, tanto cruda como cocinada. Es considerada una fuente importante de vitaminas y minerales que aporta mucha fibra y es muy baja en calorías.

Es una hortaliza muy difícil de introducir en nuestra mesa porque a veces resulta un tanto insípida y aburrida, pero con la receta que les traigo esta semana seguro que se chuparan los dedos debido a su exquisito sabor.

 

Ingredientes

1 Coliflor entera

1 Cucharada de aceite de oliva

½ Cebolla morada

½ Cebolla blanca

Sal y pimienta al gusto

½ Cucharadita de ajo en polvo

1 Cucharada de cúrcuma

 

Preparación

Lavar bien la coliflor y separarla en ramitos con la mano. Cortar las cebollas en ruedas muy finas. En un envase profundo colocamos la coliflor, la cebolla y rociamos con el aceite, sal, pimienta, ajo en polvo, y la cúrcuma. Mezclar muy bien con una cuchara de madera hasta que quede bien impregnada.

Precalentar el horno a 400 grados F. Sobre una bandeja de aluminio cubierta con papel para hornear vertemos la coliflor y la cebolla y extendemos bien.

Hornear por 25 minutos y servir bien caliente. Puede ser ofrecido como una entrada o bien como acompañante de carnes.

Rhaiza Carreño

Nacida en Venezuela, Abogada y Chef. Tiene 30 años desarrollando su amor por la buena cocina y el diseño de pasteles decorados. Periodista para La Noticia desde hace 4 años, escribe sobre recetas con...

Leave a comment