Charlotte – Sindicalistas, activistas, líderes de fe y trabajadores, hicieron un llamado a la ciudad de Charlotte para que apruebe una política para evitar el abuso, inseguridad y robo de salarios de los trabajadores de construcción.

El lunes 26 de junio manifestantes solicitaron al Concejo Municipal que establezca un grupo para estudiar las condiciones laborales de los trabajadores de la construcción, y aprueben una política para calificar a los contratistas y hacer que divulguen sus prácticas de empleo.

Condiciones deplorables

En la actividad se encontraban varios trabajadores de construcción que están en huelga, entre ellos el joven panameño Alexis González, quien lleva dos años en la compañía de acero Border Rebar.

Estoy orgulloso de construir el futuro de Charlotte, pero las condiciones de trabajo que he experimentado, no son algo por lo que Charlotte deba estar orgullosa”, señaló González quien laboraba en una obra de la compañía en el aeropuerto local y está en huelga desde el 1ro de junio.

González contó que los trabajadores allí no tienen agua para beber, que deben operar equipo peligroso sin ningún entrenamiento, no tienen seguro de salud y trabajan sin el equipo de protección básico como guantes y gafas protectoras.

Estas condiciones de trabajo que no deberían existir en el siglo XXI”, señaló.

Estudio revela el abuso

El llamado está ligado al reporte: “Build a Better South” o “Construir un Mejor Sur”, divulgado en mayo y que resalta las precarias condiciones laborales y la explotación de la mano de obra no calificada e inmigrante.

Según Jackie Cornejo, de “Partnership for Working Families”, una de las organizaciones autoras del estudio, se encuestó cerca de 1,400 trabajadores en seis ciudades rápido crecimiento del sur del país, incluida Charlotte, Atlanta, Miami, Nashville, Houston y Dallas.

RECUADRO

Encuesta

En Charlotte donde se encuestaron 200 trabajadores con el apoyo de Action NC y la Coalición Latinoamericana (LAC) se encontró lo siguiente:

  • Cerca del 44 % no recibe beneficios de sus empleadores.

  • Solo 11 % ha tenido entrenamiento formal en la construcción.

  • 17 % no son clasificados como empleados.

  • 68 % son latinos.

  • Menos de un tercio tienen seguro de salud.

  • Menos de una cuarta parte tiene días de enfermedad o planes de retiro.

  • De todos los trabajadores sin ningún tipo de beneficio 88 % son latinos y 86 % son extranjeros.

La gente que está ayudando a construir la ciudad, son los que están sufriendo”, manifestó Isael Mejía de LAC, quien desde enero del 2016 inició su trabajo en la organización y ha visto 92 casos de violaciones de derechos de los trabajadores, discriminación y robo de salarios.

Leave a comment