Los factores más importantes que necesita tener un empleado son difíciles de enseñar, ya que no se trata solamente de experiencia o conocimientos. Si tienes un negocio pequeño, más importante se vuelve que decidas correctamente el empleado que quieres tener: en un ambiente donde sólo trabajan cuatro o cinco personas, que una de ellas resulte no ser la persona adecuada, puede desestabilizar por completo el día a día de la empresa.

Es por esto que para tu negocio deberías buscar empleados con:

Potencial a largo plazo: Reemplazar constantemente empleados puede resultar costoso y muy ineficiente para el negocio, considerando que entrenar a un nuevo empleado puede tomar varias semanas en muchos casos. Busca en la entrevista que el candidato hable sobre su pasado y cómo ha ido creciendo en términos académicos como profesionales, buscando una coherencia en su crecimiento y que se encuentre alineado con la carrera que pudiera ofrecerle tu empresa.

Curiosidad: Los mejores candidatos van a ser aquellos que estén interesados en conocer más sobre el negocio, su visión, y la industria donde se desempeña. Busca a alguien que esté abierto y busque aprender y crecer más, al contrario de alguien desinteresado o que crea que ya sabe todo lo que tiene que saber.

Pasión: La experiencia no es tan importante como la tenacidad y la auto-motivación. Si tienes para elegir un candidato con años de experiencia pero con una mala actitud, o uno emocionado con trabajar y tiene más que ofrecer en cuanto a pasión y motivación, elige el último. Una persona con pasión y ganas de aprender le traerá nuevas energías a tu negocio mientras obtiene experiencia en el trabajo.

Ambición: Un empleado ambicioso trabaja duro en hacer su trabajo de la mejor forma posible, buscando maneras de mejorar la calidad de su trabajo y de hacerlo de forma más eficiente.

Flexibilidad: Entre más pequeño sea tu negocio, más importante que tus empleados estén dispuestos a llevar varios procesos a la vez y de compartir responsabilidades. Cuando aumente la cantidad de trabajo, necesitas a alguien que tome un paso al frente y haga lo necesario, sin necesidad de prestar atención al título que tenga su cargo. “Ese no es mi trabajo” es el camino del fracaso en las empresas pequeñas.

Positividad: Una visión positiva y resiliente puede beneficiar enormemente a tu compañía. Si un candidato usa la entrevista para describir todo lo que estaba mal en su último trabajo, es una advertencia. Si lo están diciendo sobre alguien más, probablemente harán lo mismo contra ti en algún punto.

Francisco Perez

Licenciado en Ciencias Administrativas, especializado en Banca y Finanzas, con más de 4 años de experiencia en finanzas corporativas en tres mercados diferentes, dentro de empresas trasnacionales.

Leave a comment