La administración del presidente Donald Trump fue duramente criticada por fabricantes de automóviles, gobiernos extranjeros y otros, mientras consideran imponer aranceles de hasta 25 % a automóviles y repuestos importados, un gravamen que podría aumentar los costos de los vehículos, perjudicando las ventas de automóviles y los empleos en la industria.

Políticas costosas

Cientos de trabajadores empleados por fabricantes de automóviles extranjeros se reunieron en Washington DC, instando a la administración a abandonar los planes que, según ellos, podrían amenazar sus empleos.

Un grupo bipartidista de 150 legisladores firmó una carta instando a la administración a abandonar los planes en medio de la oposición de grupos que representan a casi todos los principales fabricantes de automóviles, concesionarios, compañías de repuestos y minoristas.

Funcionarios de la administración y asesores del Congreso dicen que la prueba tarifaria está diseñada en parte para obtener concesiones durante las negociaciones de renegociación en curso sobre el TLCAN, pero el presidente ha dicho a los asesores que quiere imponer aranceles antes de las elecciones legislativas de noviembre.

Nerviosismo

Se abrió una investigación en mayo para determinar si los autos y piezas importados representan un riesgo para la seguridad nacional y celebró una audiencia sobre la investigación el jueves pasado, tomando el testimonio de grupos de comercio de autos, gobiernos extranjeros y otros.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, dijo en la audiencia que era demasiado pronto para decir si la administración del presidente Donald Trump impondría las tarifas, pero muchos fabricantes de automóviles y miembros del Congreso creen que es una conclusión inevitable.

Dijo que la audiencia estaba dirigida a si se requiere acción del gobierno para garantizar la viabilidad de la producción nacional estadounidense.

Las consecuencias

La vice embajadora de Canadá en Estados Unidos, Kirsten Hillman, dijo en la audiencia que imponer aranceles a las importaciones canadienses sería devastador para el sector automotriz de Estados Unidos, y que Canadá respondería de manera proporcional si se impusieran aranceles automáticos.

Canadá no podría representar ningún riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos, dijo.

El embajador de la Unión Europea, David O’Sullivan, dijo en la audiencia que la sugerencia de que las importaciones de vehículos y repuestos de los aliados más cercanos de Estados Unidos podrían representar un riesgo de seguridad era absurda y carece de legitimidad.

Un grupo que representaba a los principales fabricantes de automóviles afirmó que imponer aranceles del 25 % a los automóviles y partes importados elevaría el precio de los vehículos estadounidenses en $83,000 millones anuales y costaría cientos de miles de empleos a trabajadores estadounidenses.

Carlos Aragao

Nació en Brasil y vive en Estados Unidos desde 1993. Es consultor de mercadeo y ventas, encargado del departamento latino en Hendrick Chevrolet Buick GMC Cadillac of South Point en Durham, Carolina del...

Leave a comment