La decisión del presidente Donald Trump de retirarse de su esfuerzo por agregar una pregunta sobre la ciudadanía al Censo del 2020 es una victoria para la comunidad latina, nuestra democracia y nuestra nación.

Si bien la pregunta de la ciudadanía parece haberse detenido por completo, sabemos que este contencioso esfuerzo por socavar el progreso de la comunidad latina y suprimir el conteo de latinos ha dejado una huella indeleble en el Censo del 2020. El daño ya se ha hecho, y no será fácil intentar curar las heridas catastróficas que se han infligido en nuestra democracia en los últimos meses.

La Oficina del Censo entiende tan bien como nosotros, que un conteo insuficiente de latinos, quienes representan a casi una de cada cinco personas en Estados Unidos, significaría un Censo fallido para el país. Requerirá una inversión significativa de esta Administración y millones de dólares de los contribuyentes superar los efectos persistentes y escalofriantes del esfuerzo de agregar una pregunta sobre la ciudadanía, si queremos un Censo 2020 exitoso.

Tenemos mucho trabajo por hacer, pero con un Censo sin la pregunta sobre ciudadanía al menos nos dará la oportunidad de luchar para intentar abordar la tarea monumental de contar a cada persona que vive en Estados Unidos.

A través de nuestra campaña nacional ¡Hágase Contar!, haremos nuestra parte para salvar el conteo decenal al involucrar a los latinos de costa a costa sobre la importancia de participar en el Censo 2020. Nuestra línea directa bilingüe gratuita: 877-352-3767: estará en pleno funcionamiento para garantizar que los miembros de nuestra comunidad tengan la información que necesitan para contarse a sí mismos y a los miembros de su familia.

Si bien celebramos junto a los litigantes, los legisladores y los líderes de la comunidad que hicieron este día posible, sabemos que es mucho lo que está en juego para que la comunidad latina y nuestra democracia como para dormirnos en nuestros laureles.

En los próximos días y semanas, estaremos examinando de cerca la orden ejecutiva presidencial para comprender mejor cómo dirigirá el presidente a cada departamento y agencia federal para proporcionar datos sobre la ciudadanía al Departamento de Comercio, y determinar si este curso de acción se puede desviar de las prácticas legales existentes de una manera que impactaría negativamente a la comunidad latina.

También supervisaremos de cerca el desarrollo en torno a este plan para examinar las intenciones detrás de esta práctica y evaluaremos si los datos se utilizarán de manera que infrinja la Ley de Derechos de los Votantes, y afecte la capacidad de los latinos para elegir a los candidatos de su preferencia o influya el proceso de redistribución de distritos de una manera que sería perjudicial para el electorado latino y otros votantes protegidos. Además, continuaremos defendiendo la Constitución de Estados Unidos y trabajaremos para garantizar que se respete el estándar de distribución establecido por esta piedra angular de nuestra democracia basada en todos los habitantes de nuestra nación.

Leave a comment