Por tercera vez este año, un grupo de trabajadores inmigrantes latinos, en gran parte indocumentados, del área del Triángulo ha presionado con éxito a un empleador para que pague los salarios no pagados mediante una combinación de protestas, llamadas de simpatizantes y tácticas legales.

Justo antes de Navidad, veinte exempleados inmigrantes de la empresa de limpieza de construcción, Homehitters Inc, de Durham, recibieron un acuerdo de 13,352 tras varios meses de lanzar protestas contra el propietario de la compañía, luego que completaron su trabajo en y . Todos son miembros de la organización Siembra NC.

Hubo muchas ocasiones en las que pensé que esto simplemente no iba a suceder, pero seguimos fuertes y nos alentamos mutuamente para seguir adelante, dijo Nelly Ysleno, quien se contactó por primera vez con Siembra NC después de recibir un folleto sobre el robo de salarios. Y ahora tenemos todo este dinero que habíamos ganado gracias al trabajo duro pero que no pensábamos que íbamos a ver, y justo antes de las fiestas. Se siente realmente genial.

Presión comunitaria

Todos los trabajadores involucrados estaban sujetos a amenazas por parte de la gerencia, algunos de los cuales involucraban su estatus legal.

Después de casi seis meses de ser ignorados e incluso amenazados por la compañía, una docena de exempleados de Homehitters, acompañados por miembros de la Asamblea de Trabajadores de Durham, marcharon a un sitio de construcción donde Homehitters tenía un contrato, para entregar personalmente su carta de demanda (que había sido ignorada semanas atrás cuando se envió por correo electrónico y correo certificado). Media hora más tarde, Demetrius Liverman, CEO de Homehitters, había llamado a Siembra NC para comenzar un diálogo.

Los trabajadores fueron apoyados en la negociación del acuerdo final por la abogada probono de Durham, Elizabeth Simpson.

En total, los trabajadores inmigrantes apoyados por Siembra NC han recibido más de 45,000 en como resultado de estas campañas de presión comunitaria.

Autoridades estatales indiferentes

La División de Salarios y Horas del Departamento de Trabajo de Carolina del Norte no es una opción para estos trabajadores. Estas campañas son innecesarias en parte porque el Departamento de Trabajo del estado, bajo el liderazgo de Cherry Berry, es notoriamente reacio a investigar agresivamente los reclamos de robo de salarios, y solo lo hacen para empleados con W2, no para contratos verbales como los que están en cuestión en estos casos recientes. (Según la ley estatal, los contratos verbales son legalmente vinculantes).

Un informe estima que los empleados de Carolina del Norte roban 316 millones en salarios cada año.

Juan Vazquez

Director de Futbol de Fiesta Futbol league por 7 años, liga creada por él mismo en el año 2011 que organiza torneos de fútbol en Charlotte. En el 2018 Vázquez da inicio al programa radial “Futbol...

Leave a comment