Estos pequeños acrónimos pueden causar gran estrés a los estudiantes que desean obtener una buena calificación e ingresar a una buena universidad. A la mayoría de las universidades no les importa cuál de las pruebas elige el estudiante y algunas incluso han hecho la prueba opcional para no darle tanto énfasis.

Es probable que los estudiantes tengan la oportunidad de tomar ambas pruebas o al menos una versión previa de ellas en la escuela secundaria durante el segundo y tercer año de estudio. Aunque los puntajes obtenidos generalmente no se reportan a una universidad, los padres deben alentar a sus estudiantes para que las tomen en serio al menos en cuanto a qué formato les gusta más.

El SAT

Entonces, ¿cuáles son las diferencias entre estas dos pruebas de aptitud para la preparación universitaria? La respuesta es que hay muy poca. El SAT es administrado por The College Board y tiene dos secciones: lectura y escritura basadas en evidencia (EBRW), y matemáticas. Cada parte tiene un peso máximo de 800 puntos para un puntaje total de 1,600. También puede pagar extra para agregar las secciones de escritura y el examen de asignaturas al SAT, que su universidad prevista pueda requerir.

El ACT

Es administrado por el American College Testing y tiene cinco secciones:

  • Inglés
  • Matemáticas
  • Ciencias
  • Lectura
  • Escritura (opcional)

Si el estudiante está mirando a una cierta especialidad dentro de una universidad (como la escuela de ingeniería, por ejemplo), puede que les guste saber que la categoría de ciencias separada no se encuentra en el formato SAT.

Los costos

La tarifa base del examen SAT es de 47.50 y la tarifa del ACT es de 50.50 para el año escolar . No hay mucha diferencia allí. Ambos exámenes permiten de tres a cuatro horas para completar la prueba, que varía según las secciones de escritura adicionales elegidas. Ambos exámenes se ofrecen siete u ocho veces durante el año escolar, generalmente durante un sábado por la mañana.

El formato

Por fin, todo depende de la preferencia del formato y de la prueba de práctica donde el alumno obtenga un mejor resultado. Aproximadamente a la mitad del penúltimo año de estudio escolar (Junior), el estudiante debe elegir un formato y tratar de mejorar ese puntaje antes de solicitar la prueba. El cuadro a continuación es muy útil para decidir qué constituye un puntaje o afinidad sólida con el ACT o el SAT. ¡Buena suerte!

Para preguntas, escriba al email aquí.

Leave a comment