La Luna Llena está cargada de una energía misteriosa que no solo atrapa con su brillo y belleza sin igual. Astrológicamente se dice que esta fase lunar favorece los planes, pero ¿cómo atrapamos esa energía para cristalizar nuestros propósitos?.

El primer ingrediente antes de comenzar cualquier ritual dirigido a la Luna es creer. No existe forma de conectarse con una energía que no se puede sentir porque no hay pasión hacia ella. En ese sentido, si eres de los que abraza la Luna desde abajo, entonces esta nota es para ti.

La Luna es tan poderosa que gracias a ella no solo podemos conectarnos con un terreno mítico, sino que además le damos logro a los sueños y se facilitan aun cuando por alguna situación sientas que están detenidos.

Sin embargo, es importante acotar que no se trata de esperar soluciones mágicas, ni tampoco de obsesionarse con las cosas cuando no se dan luego de que haces todo para invocarlo. En la vida también hay que saber cuándo no es momento para que un acontecimiento sea posible o que también existen planes que no nos pertenecen. De lo que sí se trata, es de intentarlo, con fe y esperar que esos planes estén alineados y sean para nosotros. Si es así, con esas ayudan podrían acelerarse.

Rituales de Luna Llena: en busca de planes que se logran

1. Conjurar sueños con la energía lunar

Prepara el ambiente con la presencia de los 4 elementos de la naturaleza. La Tierra puede estar representada por hojas secas. El Fuego con una vela encendida, de un color blanco o dorado. El Agua con un vaso lleno de este líquido. Y el Aire será precisamente lo que dejas fluir de tu mente representado en sueños. Escríbelos, manifiéstalos y decrétalos para ti.

Presta mucha atención a lo que deseas, puesto que la poderosa Luna pondrá mucho poder en ello. Revisa muy en tu interior lo importante que será cumplir esa meta para tu futuro. Lee tus peticiones y visualiza la forma en que se cumplirán. Dobla la hoja con tus planes escritos y déjalo cerca del calor de la vela con precaución; luego de que el fuego se consuma guarda el papel.

2. Cargar piedras y cristales con la Luna Llena

Las piedras y cristales son poderosos porque recogen la energía del Sol o la Luna y cuando están cargados devuelven esa energía en quienes la usen para favorecer los propósitos. Las piedras que se pueden cargar con la Luna Llena suelen ser de colores blanco, celeste y violeta (amatista, ópalo blanco, jade, turmalina negra). Investiga cuáles pueden cargarse tanto con la luz de la Luna como del Sol, pero algunas de ellas son: ópalo verde, amazonita, aguamarina.

El proceso para cargar piedras y cristales consiste en primero limpiarlos de toda carga negativa. Esto se hace dejándolos en un recipiente con agua salada por un tiempo mínimo de 6 horas y hasta 12. Luego, se enjuagan con agua corriente y se secan suavemente. Ahora están listos para exponerse a la luz natural de la Luna brillante. De ser posible tienen que colocarse sobre tierra en dirección al astro. Antes de que salga el sol el día siguiente se puede comenzar a usar la piedra o cristales.

3. Reunirse con la Luna Llena

Celebrar la Luna Llena es una forma de conectarse con su energía. Es un momento perfecto para caminar bajo la luz de la Luna, bailar, entonar una canción o cualquier manifestación creativa. Es como reunirse con el astro celeste. Aprovecha de contarle tus secretos, de pedirle, agradecerle, de atrapar su energía para ti.

En este instante lo más importante es liberarse de pensamientos y sentimientos negativos. Pide a la Luna que te brinde sabiduría, discernimiento y que acompañe tus metas.

4. Limpiar las emociones bajo la Luna Llena

Ubica un espacio exterior preferiblemente para estar bajo la Luna. Si no es posible, siéntate en un lugar desde donde puedas aprovechar la luz lunar. Enciende tres velas, una a una dedicándole unas palabras a cada petición intención.

Al encender la primera vela piensa en hábitos que necesites desechar, situaciones que te hacen daño o simplemente quieras cambiar. La segunda vela focaliza los aspectos positivos que constituyen tus fortalezas. Durante la tercera vela piensa en los sueños, metas o hábitos que te gustaría atraer a tu vida.

¿Cómo terminar un ritual para la Luna?

Los rituales son actos que requieren un poco de solemnidad. El cierre sirve para sentenciar los propósitos y también para celebrar a la Luna y agradecer de antemano el logro de lo que pides. Para ello, puedes cantar, leer un poema, bailar en honor al energizante natural.

También es ideal aplicar aceite esencial favorito en muñecas, frente, detrás de las orejas y ombligo, como un sellador de la energía que está llegando a tu cuerpo.

Finalmente, toma agua y date un baño con mucha calma.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Leave a comment