Un joven de 14 años falleció por un disparo accidental con un arma de fuego que él y otros amigos robaron.

Al momento del accidente el adolescente se encontraba pasando el rato con algunos amigos. En medio de una tarde de videojuegos comenzaron a jugar con el arma poniéndola en manos de todos hasta que se disparó impactando en uno de ellos.

El hecho sucedió el domingo pasadas las 4 de la tarde, en la cuadra 800 de Maple Avenue en Salisbury.

La víctima, cuyo nombre no se dio a conocer, era estudiante de Salisbury High School. Tanto la escuela como otras (Overton Elementary y Knox Middle) decidieron cerrar bajo lo que denomina "código amarillo", para identificar una alerta de seguridad que requiere la presencia de fuerzas del orden.

The Charlotte Observer hizo referencia a un comunicado en el cual se detalló la medida.

“La seguridad de nuestros estudiantes es nuestra máxima prioridad. Continuaremos trabajando en estrecha colaboración con las fuerzas del orden mientras continúan su investigación y toman todas las medidas necesarias para garantizar que nuestras escuelas sigan siendo seguras".

Al mismo tiempo, dispusieron personal capacitado para brindar asesoría psicológica a los estudiantes del distrito afectados emocionalmente por el incidente.

Dentro de las investigaciones previas se conoció que el arma era robada, pero no se dieron detalles adicionales.

Jeralí Giménez

Lic. en Comunicación Social. MBA en Mercadeo. CEO de Link BTL. Disfruto de leer y escribir. Soy madre y esposa agradecida con la vida. jgimenez@lanoticia.com

Deja un comentario