Es difícil saber qué es lo que ocurre a puerta cerrada, pero como excomisionada para la Oficina para Combatir la Violencia Doméstica en la Ciudad de Nueva York, bajo Mike Bloomberg, sé que existe demasiada violencia de pareja, y un reciente reporte de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) lo confirma.

Poca gente habla sobre el abuso, pero una de cada cuatro mujeres, y el diez por ciento de los hombres, reportan haber experimentado alguna forma de acoso, o violencia sexual o física, y es por ello que necesitamos empezar a abrirnos sobre el tema para así poder solucionarlo y ahorrarles a otros el mismo dolor. Necesitamos elegir a líderes como Mike, quien tiene un plan para abordar el problema en una escala mayor, y cuenta con el historial de haberlo logrado antes.

Una ley puede salvar vidas

En este momento, el presidente Trump se niega a apoyar la reautorización de la Ley de Violencia en Contra la Mujer, la cual es el vehículo principal para otorgar fondos a las investigaciones de crímenes en contra de las mujeres y asignar presupuestos para exámenes de violación, asistencia de vivienda para sobrevivientes de abuso doméstico, entre otros servicios.

Esto es importante porque quienes sufren de violencia doméstica corren el mayor en riesgo de ser asesinados cuando tratan de dejar a sus abusadores y la probabilidad de enfrentar inestabilidad de vivienda es cuatro veces más alta que otras personas. Trump ha permitido que el Senado republicano detenga la aprobación de esta ley enviando un mensaje claro, su administración presta oídos sordos en los más altos niveles a las preocupaciones de los sobrevivientes.

¿Qué hacer?

La buena noticia es que hay un gran número de herramientas que podemos usar y que está comprobado que reducen la violencia doméstica, algunas de las cuales usado Mike y yo en la ciudad de Nueva York. Con base a mi experiencia como comisionada, conozco lo que funciona mejor desde la perspectiva de un sobreviviente y en qué debemos enfocar nuestros esfuerzos mirando hacia adelante.

Primero, necesitamos aceptar que la violencia doméstica se presenta en muchas formas: física, psicológica, y financiera, y es fundamentalmente una cuestión de poder. No sólo incluye el abuso físico y sexual, sino tácticas como el efectuar cargos en una tarjeta de crédito hasta endeudarse para atrapar a la pareja en una dependencia financiera. Y el abuso no está limitado a parejas heterosexuales, abunda también en las relaciones del mismo sexo.

Cuando se establece una política, necesitamos considerar la totalidad de las circunstancias y proponer estrategias exhaustivas que atiendan las necesidades de los sobrevivientes, y se basen en políticas y educación para prevenir el ciclo de violencia antes de que suceda.

Segundo, debemos asegurarnos de que los sobrevivientes de la violencia doméstica y sus niños tengan a dónde acudir después del abuso. Éste puede ser un momento increíblemente desestabilizador, y entre más sencillo lo hagamos para la gente que busca ayuda, aumenta la probabilidad de ayudarles a navegar el trauma y seguir adelante con sus vidas.

Experiencia en Nueva York

Después de escuchar la retroalimentación de muchas mujeres, Mike acogió el concepto de y expandió los Centros de Justicia Familiar en la Ciudad de Nueva York, los cuales son lugares seguros y que reciben como primera y única parada a los sobrevivientes de la violencia doméstica ofreciendo servicios que van desde consejería y empoderamiento económico, hasta consejo legal y el manejo de su caso.

Estos centros canalizan los servicios y se aseguran de que las mujeres no tengan que contar su historia una y otra vez (lo cual puede ser abrumador) en diferentes agencias de la ciudad, para poder recibir apoyo. Y atienden sin importar el idioma, el nivel de ingreso, la identidad de género o el estatus migratorio de la persona.

Estos centros son realmente inclusivos y efectivos, y en sus primeros nueve años, tuvieron cerca de 250,000 visitas de clientes. Los homicidios relacionados con la familia disminuyeron 21 durante los diez años que Mike estuvo en la alcaldía. Y la intervención temprana en Brooklyn tuvo como resultado un incremento del 38 de abusadores que fueron hallados culpables en tribunales.

Este es el tipo de progreso que esperábamos lograr, y la buena noticia es que de ser elegido presidente, Mike aumentará los fondos para centros de justicia familiar, nuevos y existentes, a lo largo del país.

Educación y control de armas

Pero se necesita hacer más para prevenir el abuso antes de que inicie y para promover relaciones saludables cuando los niños son aún pequeños. Eso significa ofrecer una educación sexual exhaustiva que incluya información sobre acoso o bullying, relaciones saludables, violencia durante una cita y sobre el dar consentimiento para una relación física, y hacerlo de una manera apropiada según la edad y dentro de un contexto cultural. Además, necesitamos involucrar a hombres y niños en la solución. Todos sabemos que los patrones de comportamiento pueden ser aprendidos, por lo que la educación es clave para interrumpir conductas preocupantes antes de que tengan consecuencias negativas. Y Mike lo sabe.

Por último, necesitamos evitar que las armas lleguen a las manos de los abusadores. Esto se puede percibir como un asunto tangencial, pero de acuerdo a la organización Everytown for Gun Safety, que aboga por la seguridad en el uso de las armas de fuego y que Mike ayudó a fundar, en promedio, cada mes, 52 mujeres son asesinadas a tiros por su pareja. Esto es una tragedia y tenemos que actuar para quitar las armas de fuego de las manos de parejas abusivas.

Actualmente, leyes federales de violencia doméstica le impiden la compra de una arma de fuego a esposos, exesposos, o parejas con quien uno vive con un historial de abuso, pero la ley no incluye a novios quienes de igual manera podrían matar a sus parejas. Mike ha propuesto cerrar esta laguna legal, que es el tipo de legislación sensata que necesitamos para promover la seguridad para todas las mujeres de manera universal.

Y finalmente, debemos absolutamente reautorizar la Ley de Violencia en Contra de la Mujer. Mike corregirá este error y volverá a autorizar la ley dejando claro que en nuestra nación no se tolerará más la inacción. Mike entiende que la violencia doméstica no tiene lugar en nuestro futuro y no puedo pensar en nadie mejor para tratar de erradicarla.

Leave a comment