Tras el paso del huracán Florence a lo largo de las Carolinas las autoridades reportaron el fallecimiento de al menos 19 personas, entre ellas tres niños pequeños.

Hasta el momento se conoce que los fuertes vientos e inundaciones de Florence cegaron la vida de 13 personas en Carolina del Norte y 6 en Carolina del Sur.

Las primeras muertes de Florecen ocurrieron en Wilmington, la mañana del 14 de septiembre, cuando las autoridades dieron a conocer que una mujer y su bebé de tres meses fallecieron tras la caída de un árbol en su casa.

Un triste caso similar ocurrió al norte de Gastonia, en el condado de Dallas, cuando un árbol cegó la vida de un bebé.

Finalmente la mañana del lunes 17 de septiembre equipos de rescatistas del condado de Union encontraron el cuerpo de un niño de un año de edad, quien fue arrastrado por las inundaciones el domingo.

Las fatalidades incluyen casos de personas que se ahogaron, fueron aplastadas por árboles, recibieron una descarga eléctrica, adultos mayores arrojados por el viento, y un caso de envenenamiento por monóxido de carbono, según múltiples agencias gubernamentales.

Abundantes lluvias se sintieron durante el fin de semana y las autoridades advierten que aún existe riesgo de inundaciones a lo largo de la semana.

Estamos trabajando ahora para hacer todo lo posible para evitar más muertes, dijo el gobernador Cooper, quien aseguró que se ha hecho una solicitud para agregar más condados a la declaración federal de desastre.

Diego Barahona A.

Periodista, editor, asesor, y presentador. De 2016 a 2019 el periodista más galardonado en Estados Unidos por los Premios José Martí. Autor del best seller: ¿Cómo leer a las personas? dbarahona@lanoticia.com

Leave a comment