Después de varios diagnósticos errados, Lorena descubrió que tenía cáncer de seno agresivo en etapa 3. Por supuesto que ella estaba asustada, sin embargo encontró un camino claro con Atrium Health y con el amor y apoyo de su mejor amiga Cherie, cuya hija ha sobrevivido al cáncer en más de una ocasión. En la actualidad, Lorena continúa luchando, pero la victoria está cerca.

Descubriendo el cáncer

Lorena y su familia se mudaron por primera vez a Estados Unidos cuando ella aún era adolescente. Durante los siguientes años, ella se radicó en la costa de Carolina del Norte, en Shallotte, donde inició una hermosa familia con su pareja, Alberto, y sus tres hijos pequeños.

Lorena se angustió al descubrir una protuberancia (masa) en su seno. Para obtener una segunda opinión, habló con la jefa de Alberto, Cherie Steele, quien estaba muy familiarizada con las señales y síntomas del cáncer debido a experiencias pasadas con su propia hija, quien resultó ser una sobreviviente del cáncer, ella no sólo sobrevivió al neuroblastoma y al cáncer de tiroides, sino que también le habían extirpado un tumor canceroso del seno.

Cherie temía lo peor, pero confió en que podía ayudar. Juntas se fueron a que le examinaran la protuberancia. La primera clínica comunitaria que visitaron dijo que la masa no era una causa de preocupación y la enviaron de regreso a casa. Poco después, Lorena tuvo un accidente automovilístico el cual le dejó los senos cubiertos de hematomas. Cuando ella fue a que le examinaran las lesiones, la clínica comunitaria concluyó que sus síntomas eran tan sólo el resultado de las lesiones causadas por el accidente.

Meses más tarde, los síntomas de Lorena empeoraron y hasta llegó a tener fiebre y otros problemas alarmantes. Cherie sabía que tenía que llevarla para que expertos la atendieran, así que la llevó al Carolinas Medical Center de Atrium Health. Después de exámenes adicionales, se confirmó que Lorena tenía cáncer de seno agresivo en etapa 3.

Diagnóstico claro, tratamiento oportuno

Escuchar que tiene cáncer son palabras para las cuales nadie puede prepararse. Lorena se angustió inmediatamente por sus hijos y la carga financiera que esto traería a su familia. ¿Qué harían ellos si ella no sobrevivía? Ella se sentía tan atribulada que casi por un mes no podía comer o levantarse. Cherie, quien había ayudado a salvar a su hija de las garras del cáncer, le dio un fuerte abrazo a Lorena y le prometió que todo estaría bien.

Con Cherie a su lado, Lorena pronto se conectó con la Dra. Arielle Heeke, su oncóloga principal quien se especializa en oncología y cirugía del seno en Levine Cancer Institute (LCI) de Atrium Health en Pineville.

Debido al cuidado que Lorena ha recibido durante el último año en LCI, ella continúa sintiéndose más fuerte cada día. Señala que a pesar del estrés financiero que viene con el cáncer, todo el personal de su equipo de atención médica le ha brindado el 100 su cuidado y apoyo.

Amiga bilingüe

Fuera de las paredes del hospital, Cherie ha optado por actuar como la guardiana de Lorena, ya que Lorena primordialmente habla español y tiene recursos limitados para cuidarse a sí misma y a su familia. Desde la planificación de citas y la cura de sus heridas hasta llevarla a LCI para ver a la Dra. Heeke, Cherie se ha convertido en la mejor amiga de Lorena. Ella hasta le ayuda a Lorena a cuidar a sus hijos. Cherie permanece orgullosa junto a Lorena a través de estos momentos duros.

Esta situación es compleja, dice Cherie, pero hay ciertos aspectos humanos que no pueden ser ignorados. Atrium Health está de acuerdo, y es por esta misma razón que su prioridad es el proveer a Lorena con la mejor atención.

Familia y sentido de hogar

Hoy Lorena está terminando su tratamiento. Ella se someterá a un año más de quimioterapia y recientemente empezó a tomar medicamentos anti-estrógenos, los cuales tomará durante cinco a diez años. Lorena ha atravesado por mucho en los últimos años, pero gracias a su increíble sistema de apoyo, incluyendo su equipo de atención en LCI, ya está llegando al final de su lucha contra el cáncer, y está ganado.

Lorena, Cherie y el equipo de atención de LCI se sienten esperanzados a pesar de los desafíos, dolor y enfermedad que Lorena ha sufrido. Ellos saben que juntos y con el apoyo constante que reciben de los equipos de LCI, lograrán superar esto.

Nunca se rinda

Casi un año después de su diagnóstico, el mensaje de Lorena para otras personas es: Nunca te rindas porque la vida continúa. Lo que ha de suceder, sucederá. Tienes que continuar luchando y encontrar maneras de permanecer positiva.

Hoy, la misión de Lorena es ayudar a otras personas que quizás estén luchando las mismas batallas. Ella quiere compartir su historia para dejarle saber a otras mujeres que si ella puede vencer el cáncer de seno, ellas también pueden. Sus hijos son su razón para luchar y vivir. Ella va a continuar luchando hasta que gane, y hoy, Lorena está ganado gracias al increíble cuidado que ha recibido por parte de Cherie y de su equipo en Levine Cancer Institute.

Puede leer la versión en inglés de esta historia aquí.

Leave a comment