Desde principios de la década del , algunas escuelas en Carolina del Norte han implementado programas bilingües para combatir la desigualdad educativa entre una población latina en constante aumento. Sin embargo, el estado aún tiene que aprobar una legislación que exija la implementación y los requisitos de los programas bilingües, y no financia adecuadamente la educación a favor de estudiantes de inglés (ELL).

Necesidad no cubierta

Carolina del Norte tiene una creciente necesidad de educación en dos idiomas que aún no se ha cumplido.

En todo Estados Unidos, el crecimiento de la población latina ha excedido a otros grupos minoritarios en los últimos 20 años. Durante el mismo período, la población latina en Carolina del Norte explotó a casi un millón en todo el estado. Algunas ciudades rurales, incluidas Robbins y Siler City, tienen una población latina de más del 40.

Los programas en dos idiomas han mostrado mayores tasas de éxito para los estudiantes ELL que la inmersión en inglés.

Maestros sin certificación

Otros estados ya han aprobado legislación que exige programas en dos idiomas y capacitación de educadores bilingües.

Sin embargo, el Departamento de Instrucción Pública de Carolina del Norte no proporciona un proceso de certificación bilingüe para maestros. Si bien algunas escuelas magnet han tenido éxito con estos programas, es posible que las escuelas de bajos ingresos no. Hablar español solo no es suficiente para ser un educador bilingüe eficaz y los métodos de enseñanza en un aula de dos idiomas son únicos, por lo que la falta de certificación conducirá a una calidad de enseñanza deficiente en todo el estado.

Falta de fondos

Carolina del Norte actualmente proporciona pocos fondos a los distritos escolares locales para la educación de ELL.

No solo no existe un estándar para cuándo un distrito escolar debe implementar un programa bilingüe, sino que los fondos estatales para los estudiantes ELL todavía se ejecutan en un sistema de asignación peculiar denominado: asignación de dominio limitado del inglés (LEP). Un distrito escolar debe tener un número mínimo de 20 ELL para recibir fondos para los programas de ELL, pero no puede recibir ayuda en más del 10.6 de la población estudiantil. Debido a esto, muchos distritos no reciben fondos proporcionales a su población ELL, lo que dejará a muchos programas bilingües con fondos insuficientes y con pocos recursos.

Mucho por hacer

Aunque la educación bilingüe es el método preferido para una creciente población de estudiantes ELL, los programas de dos idiomas mal financiados impartidos por maestros subcalificados inevitablemente fracasarán. El Departamento de Instrucción Pública de Carolina del Norte debería reformar sus políticas para proporcionar más fondos para los programas ELL, ordenar la educación bilingüe en áreas donde hay un gran número de estudiantes que necesitan este servicio, y crear una ruta de certificación para los maestros de la misma manera que lo hace por su plan de estudios principal.

Julia Poppell

Asistente graduada, candidato a maestría en Estudios Latinoamericanos en la
Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, exalumna de AmeriCorps, extutora bilingüe de Literacy First.

Leave a comment